Anuncio

Lunes 7 de abril de 2014

Esteban Guevara/FBNET

Leonardo Mata

Anuncio
-$75.00 el mes oferta introducción - info. 7876031146 Héctor Maldonado

Acción del juego entre Gimnástica Española y Barrio México en 1961. Leonardo Mata y el arquero mexicanista Juan Gutiérrez disputan el balón en las alturas. (Cortesía de L. Mata)

Doña Cecilia, la señora que administraba la soda de mi escuela en el lejano 1987, tenía una frase a la que acudía siempre para liberarse del embrollo en el que la involucrábamos mis compañeritos y yo. Cuando aparecíamos como diez carajillos en el mostrador y al unísono cada uno pedía –casi a gritos- alguna golosina o alimento diferente, ella con voz firme y sentenciosa nos decía: “Con calma, con calma juega la Gimnástica Española…” Entonces instantáneamente aparecía la tranquilidad en nosotros y uno por uno era atendido. Segundos más tarde este servidor salía de aquel recinto saboreando un helado de mora mientras se preguntaba para sus adentros: “¿Qué es la Gimnástica Española?”

Conforme fui creciendo empecé a conocer sobre el fútbol nacional de antaño, entonces así pude hacerme una idea del significado de las palabras de doña Cecilia. Efectivamente, aquel equipo rojiblanco fundado por españoles residentes en Costa Rica se caracterizó por brindar espectáculo en sus contiendas deportivas, gracias al aporte de talentosos futbolistas que pasaron por sus filas en los 40 años en que actuó en nuestra primera división, hasta descender en 1961 para nunca más volver; algunos de ellos, Jesús Chiseta Rojas, Fausto Argüello, Antonio Toño Hütt, Ricardo Manchado González, Anco Marcio Vargas, Rafael Zorro Campos, Leonardo Mata, entre otros más. Una curiosidad que siempre llamó poderosamente la atención corresponde al hecho de que pese a que dicho cuadro le jugaba de igual a igual a los grandes de aquellas épocas (Orión, La Libertad, Alajuelense, Cartaginés, Herediano) la diosa fortuna jamás le permitió subir al podio; nunca logró coronarse campeón nacional.

La frase con la que titulo la presente columna, escuchada por oídos del autor de estas líneas 26 años después de haber dejado de aparecer la Gimnástica en los campos de la máxima categoría de nuestro balompié, es un ejemplo de esos legados futbolísticos al cotidiano hablar costarricense (bueno, lo era aún en 1987). No se sabe a ciencia cierta cuál era su origen exacto; pudo haber sido esa forma de actuar al pase-pase tan apetecida y actualmente añorada por los románticos seguidores del fútbol, o bien los años de espera de un título en los que se vieron condenados a vivir los seguidores del club, lo cierto es que durante décadas se mantuvo tal expresión en el vocabulario del tico, hasta que, tal como lo dictan los preceptos lingüísticos, desapareció cuando la gente dejó de emplearla.

Este de la Gimnástica Española es el primero de los dos aportes que relacionan al fútbol con el léxico nacional que hoy quise compartir con el estimado lector. El otro caso corresponde al adjetivo ‘canela’ para referirse al cuadro de Barrio México, actualmente en franca lucha por campeonizar en la Liga de Ascenso para poder regresar a Primera. ¿Se ha preguntado usted el porqué de ese mote para el equipo de la franja?

En la temporada de 1970 el club mexicanista cautivó a propios y extraños con un cuarto puesto en el torneo nacional, la mejor ubicación que hasta entonces alcanzaba el Barrio en la máxima categoría, por ende se convirtió en la sensación del fútbol tico. Para aquel tiempo existía en Costa Rica un término utilizado para definir algo como ‘muy agradable’ o ‘placentero’; desde luego, dicho término era la palabra ‘canela’. “¡Esta fiesta está canela!”, se acostumbrada decir por ejemplo para aquella amistosa reunión en la que se hallaba la mejor música, las mujeres más bonitas y el más amplio ‘menú’ de bebidas espiritosas; valga señalar que era más comúnmente empleado en sectores sociales bajos josefinos, por lo que encontraba mayor afinidad entre los seguidores del cuadro de la Barriada. Así, se dice que fue el desaparecido locutor colombiano Parmenio Medina quien empezó a llamarlo ‘el equipo canela’, moda que inmediatamente fue seguida por la afición deportiva del país y que hoy, pese a que el vocablo ‘canela’ se dejó atrás (actualmente se utilizan otros como ‘tuanis’, ‘chiva’ e incluso el malsonante ‘pichudo’); sigue considerándose el principal apelativo del equipo cuya camiseta defendieron en el pasado Didier Gutiérrez, los hermanos Johnny y William Fischer, Roy Sáenz, Juan Gutiérrez, Didier Zorro Castro, José Manuel Chinimba Rojas, entre otros.

Gimnástica Española y Barrio México, dos clubes con presentes muy distintos, pero que en el pasado sirvieron para brindarle dos aportes lingüísticos al país. En el primer caso una expresión trascendió del plano futbolístico al léxico habitual tico durante más de dos décadas; en el segundo, ocurrió a la inversa, el término léxico-social pasó al fútbol donde ha radicado desde hace 44 años. Como estos dos ejemplos hay muchos más que posiblemente recuerde con cariño el estimado lector, a quien invito a difundir todos los que conozca para que no lleguen a desaparecer nunca. ¡Está canela!

Comentarios

Comentarios

¡Conviértete en un miembro de FBNET y apoya con solo $15.00 anuales las operaciones de este portal! Ayuda a mantener este portal libre y trayéndote las noticias que tu quieres leer.