Martes 9 de setiembre de 2014

Esteban Guevara/FBNET

La celebración del Día del Niño en Costa Rica representa una gran oportunidad para exaltar el gusto por una actividad lúdica y sana como el fútbol (por lo menos así es concebida por los infantes). Una bola, el uniforme del equipo de sus simpatías, un par de tacos, etc, siempre será un obsequio muy preciado para todo pequeñín que ame este juego. En el caso de los adultos, observar la felicidad de los más jóvenes de la casa nos trae gratos recuerdos de cuando nosotros éramos los privilegiados cada 9 de setiembre; unas de esas lindas membranzas corresponden a las colecciones futboleras que permitía la situación económica de nuestros progenitores, pues en la mayoría de las veces era difícil lograr completar todos los álbumes o cuanta promoción diera a conocer la publicidad… en algunas ocasiones, incluso era imposible tan siquiera aspirar a poseer alguna de ellas, y hoy, muchos años después, cumplimos aquellos anhelos frustrados a través de nuestros hijos, sobrinos o nietos, aunque claro, también nosotros mismos podemos dedicarnos a realizar colecciones balompédicas, al fin y al cabo este hermoso deporte no tiene edad restringida.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

La columna de hoy está dedicada a las colecciones que desde antaño han entretenido a los aficionados ticos. El estimado lector podrá recordar álbumes, muñecos, juegos de mesa, tarjetas y demás elementos futboleros que hace varios almanaques se convirtieron en su centro de atención. Asimismo, hallará algunas interesantes curiosidades al respecto, muchas de las cuales no son muy conocidas. Sin más, y esperando que le resulten agradables las siguientes líneas, iniciamos este recuento…

Portada 61

Panini. En primer lugar hay que referirse al mundialmente famoso Álbum Panini, presente cada cuatro años en fechas cercanas a la iniciación de la Copa Mundial. Nacido en Italia, el coleccionador de postales adhesivas inició su dedicación al balompié en 1961, cuando los hermanos Giuseppe, Umberto y Benito Panini, dueños de la empresa milanesa Carnivale, decidieron sacar al mercado una compilación de los futbolistas que conformaban la temporada 61-62 de la Serie A italiana. En la portada del álbum aparecía el goleador sueco del AC Milan, Neil Liedholm, quien por cierto es mencionado en la canción compuesta en Suecia en 1990 para arengar a su Selección Nacional de cara al Mundial de Italia; dato aportado el 5 de junio pasado en esta columna.

Zizou

¡Zizou con cabello! Ante la muy buena aceptación que hubo por parte del público italiano, ferviente seguidor del calcio, los Panini tomaron la decisión de extender su comercio y apostaron además por otras ligas europeas. Así, por el Viejo Continente se fue difundiendo la moda de coleccionar las postales de los futbolistas de sus respectivos campeonatos, siendo uno de ellos el exvolante francés Zinedine Zidane, quien en 1992 aparecía en la figura #93 del coleccionador del certamen galo como jugador del FC Girondins de Bordeaux.

CR Panini 90

La Sele presente por primera vez. La Copa del Mundo Italia 90 le permitió a la Selección de Costa Rica hacer su primera aparición en el máximo evento futbolístico del planeta. De tal modo Panini incluyó a 16 seleccionados nacionales, así como la fotografía del equipo. Un aspecto que sin embargo no les agrada actualmente a los coleccionistas ticos consiste en que el formato dispuso distribuir a los nuestros en pares, es decir, en cada postal aparecían dos fotografías más pequeñas con un jugador en cada una de ellas, al igual que ocurría con los representativos de Camerún, Emiratos Árabes Unidos, Corea del Sur y Egipto, a diferencia del resto de combinados que en el álbum incluso contaban con 17 jugadores y no 16 como los países señalados; los mencionados eran los equipos teóricamente más débiles, y debido al normal “derecho de piso” fueron condenados de esa manera, muestra de menosprecio según el criterio de algunos.

de El Salvador

La competencia cuscatleca venció a Panini en el 90. En 1990 circuló en el medio otro álbum del Mundial italiano. Hecho en El Salvador y con precios más económicos, esta otra opción mejoró la propuesta de Panini, por lo menos en cuanto a las páginas destinadas a Costa Rica. La versión cuscatleca sí presentó 17 postales individuales, además de la del entonces técnico tricolor Marvin Rodríguez, y la del equipo formado antes de un juego (casualmente la misma de Panini). En la edición de la empresa italiana para el Mundial Corea-Japón 2002 ya no aparecieron los ticos en pares, pero continuaron siendo tomados en cuenta 16 jugadores, mientras que para las colecciones de Alemania 2006 y Brasil 2014 por fin se agregó un mundialista más.

De los safis de Panini. A través de los años Panini ha debido lidiar con un imponderable: debido a que cada uno de sus álbumes sale al mercado un tiempo antes de que inicie la respectiva competición futbolística, -por razones lógicas, de esperarse a contar con las nóminas oficiales perdería valioso tiempo de ventas- el porcentaje de acierto sobre los jugadores que presenten y que finalmente asistan al certamen de marras dependerá de la pericia investigativa de la empresa, la cual analizará el listado de los futbolistas más usualmente empleados para así elaborar su lista propia. Es así como, por ejemplo en el coleccionador de Brasil 2014 hubo una considerable cantidad de mundialistas que no aparecieron, y que obligó a la marca de los hermanos italianos a lanzar a la venta 71 postales inéditas una vez que había iniciado el evento. Como ya se afirmó, tal inconveniente resulta ineludible, y en algunos casos la omisión involuntaria ha dejado por fuera a figuras trascendentales como sucedió en el correspondiente a Italia 90, pues no apareció el delantero azzurri Salvatore Totó Schillasci, nada menos que el máximo anotador de esa Copa.

sin Joel

Costa Rica sin Campbell. Al incursionar Panini en otros torneos como la Euro, la Copa Libertadores, la Champions League y la Copa América, tampoco estuvo exento de sufrir el mismo desliz. Así, en la edición de 2011 de la más vetusta competición interselecciones de Sudamérica ocurrió un ejemplo más, pues en la Tricolor que presentó el álbum no apareció Joel Campbell, la gran figura tica en canchas argentinas y uno de los jugadores más sobresalientes de ese certamen; en cambio sí estaban presentes seleccionados que realmente nunca llegaron a tener una carrera sobresaliente con la Sele, como Kevin Fajardo, Jorge Gatjens, Derrick Johnson y Josué Mitchel, entre otros. Cabe señalar que aquel coleccionador no se vendió en el mercado nacional, pero sí en el Cono Sur, de hecho en Colombia fue el primer álbum de monitas (postales) Panini de una Copa América que circuló allí.

ARG y CAN

Buenas selecciones, sí… ¡pero ausentes! A propósito del campeonato de la CONMEBOL, Panini ya había sufrido un fail monumental diez años antes. Esa vez incluyó a las selecciones de Argentina y Canadá en su proyecto referente a la competición disputada en 2001 en territorio colombiano, sin embargo por motivos ajenos a su control a escasos días de iniciar el certamen ambas escuadras renunciaron a participar (los ches adujeron no estar garantizada su seguridad en el país cafetero, mientras que los de la hoja de maple tuvieron problemas de agenda para poder asumir el compromiso); a última hora Costa Rica y Honduras tomaron sus lugares, por lo tanto obviamente en el álbum faltarían Paulo César Wanchope, Amado Guevara y Julio César Rambo de León, tres de los mejores futbolistas de aquella copa.

Lapuente

Dos costarricenses en álbumes de Francia 98. El Mundial galo de 1998 será recordado en Costa Rica por no haber logrado asistir por culpa de una dolorosa eliminación en la hexagonal final de la CONCACAF, pese a que la Tricolor contó con una gran generación de futbolistas que incluso se dieron el lujo de igualarle a México 3-3 en el Estadio Azteca –un aviso del Aztecazo que se concretaría cuatro años más tarde-. Si bien en campos franceses tomarían parte los ticos Rodrigo Kenton, Marcelo Betancourt (ambos en el cuerpo técnico nigeriano) y el árbitro asistente Luis FernandoTorres, hubo dos hijos de esta tierra que sin tener ninguna injerencia en el evento mundial aparecieron en diferentes álbumes. En el ejemplar centroamericano por algún motivo desconocido la postal correspondiente al timonel mexicano Manuel Lapuente presentó la misma fotografía que en 1990 le había sido asignada a Marvin Rodríguez, mientras que en algunas ediciones de la propia versión de Panini la postal destinada al sudafricano Benedict McCarthy mostraba a Froylán Ledezma. El caso del Cachorro se debió a una confusión de la empresa europea que al buscar la imagen del sudafricano en su fuente de fotos de jugadores del Ajax, tomó la del delantero nacional (entonces compañero de McCarthy en el prestigioso cuadro de Amsterdam) y mediante Photoshop –práctica habitual en Panini– cambió la camiseta del club holandés por la prenda de la selección de los Bafana Bafana.

postales antiguas

Colecciones de fútbol nacional. Así como Panini inició creando colecciones de la liga italiana, en Costa Rica a través de los años ha habido apreciables esfuerzos por formar compendios de los jugadores que han pasado por nuestro campeonato nacional. De tal forma uno de los primeros trabajos al respecto consistió en unas postales tipo fotografía tamaño pasaporte que se adjuntaban a las cajetillas de cigarrillos. No puede pasar inadvertido el hecho de que nuestros infantes dependían del vicio del fumado de sus padres para completar su listado de futbolistas. Las imágenes corresponden a las postalitas de Jorge Dávila, delantero del CS La Libertad en 1937, (izquierda) y José Rafael Fello Meza, atacante brumoso en 1938.

de Varo

Años 60s. En 1964 hubo un álbum muy completo que además de los nueve equipos de la Liga Superior (primera división), añadía los doce de la Liga Mayor o segunda categoría. Cada club era representado por una postal del elenco con todos los jugadores de su plantel; en el caso de LD Alajuelense aparecía el delantero manudo Errol Daniels, quien al final de la campaña obtendría el primero de sus seis títulos de goleo en el fútbol nacional. El CS Uruguay de Coronado era el vigente monarca y ese año ganaría el cetro centroamericano, mientras que el Deportivo Saprissa se convertiría en el campeón nacional esa vez. En cuanto a los cuadros de segunda división, llama la atención la imagen de la AD Guanacasteca, que lucía un uniforme amarillo con azul, muy diferente a los colores rojo y verde que actualmente lo caracterizan.

tito

Fútbol Tico. Para la temporada 87-88 apareció el coleccionador Fútbol Tico. Además de los diez clubes de la división de honor, una sección estaba destinada a enseñar las reglas básicas del fútbol, pero lo hacía de forma muy amena mediante caricaturas. Asimismo incluía los estadios nacionales y los miembros del cuerpo técnico de cada equipo. Entre las instituciones que exhibía el álbum estaba el Municipal Puntarenas, entonces campeón nacional, con su bonita vestimenta anaranjada patrocinada por Fanta. El CS Herediano se convertiría en monarca al final del torneo, y además aparecía el Municipal Curridabat, que aunque las nuevas generaciones lo desconocen, pasó aquella campaña por la máxima categoría para luego descender y nunca más retornar; en sus filas jugaron esa vez futbolistas como Miguel Lacey, César Hines y Víctor Badilla, entre otros. A continuación comparto en enlace del vídeo promocional de la colección, que circulaba en la televisión costarricense hace 27 años…

*Vídeo del comercial del Álbum Fútbol Ticohttp://www.youtube.com/watch?v=SCjB00X3TZ8

barbudo

Doce clubes en Primera. El campeonato nacional 92-93 también contó con un álbum; este se caracterizó por contener ya no diez sino doce equipos, de acuerdo a la medida adoptada en 1992 por las autoridades deportivas costarricenses. La imagen corresponde a la postal del mediocampista Álvaro Solano, quien a inicios de quel año había dejado las tiendas rojinegras para fichar por la AD Carmelita, donde quemaría sus últimos cartuchos antes de colgar los tacos.

grandote

Tamaño gigante. En 1996 un coleccionador de gran tamaño salió al mercado nacional. Correspondía a la campaña 96-97 de nuestro balompié y entre los doce contendientes que se hallaban en su interior había cinco que hoy están ausentes en Primera: San Carlos, Turrialba, Ramonense, Goicoechea y el Municipal Puntarenas.

torito

El último álbum de nuestro fútbol. La última vez que apareció un álbum referente al balompié nacional sucedió en 2002. El compendio de jugadores correspondió a la temporada 2002-2003, la cual sería la cuarta campaña consecutiva que se adjudicaría la Liga Deportiva Alajuelense. Entre las particularidades de aquella colección cabe mencionar que aparecían los clubes Municipal Liberia y el recién ascendido AD Guanacasteca, siendo esa la primera ocasión en la historia de la máxima categoría en que participaban dos conjuntos de la provincia de Guanacaste. Además, entre los clubes que hoy no pertenecen a dicha liga, estaban Osa y Santa Bárbara, cuadros que en aquella época contaban con el concurso de Mario Camacho y Pablo Antonio Gabas, respectivamente.

Lujo LDA

Lujo rojinegro. Un álbum muy especial salió al mercado el año anterior. Historia teñida en rojo y negro fue una edición de lujo que agrupó las diferentes indumentarias que ha vestido la Liga Deportiva Alajuelense a través de su historia. Si bien completarlo ameritó un desembolso relativamente importante (¢17.500) resultó un lindo trabajo de la historia del conjunto manudo.

Sapri 90

Comercio morado. En la acera de enfrente, el Deportivo Saprissa hace 24 años experimentó una campaña de relanzamiento del club como marca comercial, impulsada por el entonces Presidente morado, don Fabio Garnier (qdDg), quien en un proyecto muy adelantado a su época sacó a la venta diversos artículos que aludían a la institución tibaseña. Así, de la mano con la realización de las Multiferias en el Estadio Ricardo Saprissa en diciembre de aquellos años, promocionaba uniformes, llaveros, cornetas, cascos e incluso un juego de mesa que consistía en trivias y respuestas sobre el equipo. Asimismo, en cuanto a los signos externos se cambió la tradicional ‘S’ de trazos rectos de su escudo oficial, por una en estilo script intercalada por un balón, que aparecía en todos los artículos mencionados. Aún en la actualidad aquellos elementos son guardados con cariño por los coleccionistas y seguidores morados.

Monopoly futbolero

Monopoly futbolero. A propósito de juegos de mesa, la mundialmente conocida empresa Hasbro lleva años creando distintas versiones del famoso juego Monopoly pero enfocado en fútbol. Clubes, Selecciones y torneos, como el Barcelona, Arsenal, Liverpool, la Selección de España, la Premier League inglesa y las Copas del Mundo, han originado ediciones futboleras en las que en lugar de comprar propiedades, se comercia con equipos y jugadores. Si bien en nuestro país no todas han sido promocionadas, la referente al último Mundial Brasil 2014 sí estuvo presente en la publicidad que hubo durante los días en que se realizó el máximo evento del balompié planetario.

Score

El juego del fútbol. Hace veinte años salió al mercado Score, un juego de trivias que ameritaba respuestas correctas para mover fichas dispuestas en un tablero que simulaba un campo de fútbol. Las preguntas totalizaban 800, divididas en “fáciles” (tarjetas de color verde) y “difíciles” (rojas). El juego adquirió mayor difusión gracias a que el animador Alejandro Rueda las promocionaba en su programa TV Mejenga, en el que realizaba preguntas a los televidentes que llamaban desde sus hogares y les concedía premios si contestaban acertadamente.

Tarjetas Upper Deck de 1994. Previo a la realización del Mundial Estados Unidos 94 arribó a Costa Rica una moda hasta entonces inédita en el país: las tarjetas coleccionables de fútbol. Si bien en aquella nación desde años atrás era muy popular la comercialización de tales artículos pero correspondientes a otros deportes como basketball, baseball, hockey, fútbol americano, entre otros, la organización del torneo más importante de ‘soccer’ motivó a la empresa Upper Deck a trabajar en la distribución en países latinoamericanos. De tal modo la compañía DIPO se encargó de mover en el mercado nacional unas tarjetas en las que aparecían futbolistas de 21 de las 24 selecciones clasificadas al certamen norteamericano (Arabia Saudita y Bulgaria fueron excluidos, mientras que de Alemania posteriormente se venderían nueve hologramas aparte de los nueve que ya incluía la colección regular).

Estadio Azul

Afortunado Chunche. Un simpático comercial televisivo nos anunció la presencia de las Upper Deck en Costa Rica; en él unos monjes intercambiaban tarjetas y al final iniciaban una improvisada mejenga en las propias instalaciones del monasterio. Valga destacar una curiosidad de la colección: pese a que nuestro país se perdió la posibilidad de incursionar en aquella Copa del Mundo, hubo una tarjeta en cuya fotografía principal se apreciaba como parte del fondo a Mauricio Montero; era la #28 del delantero mexicano Luis García, y la imagen remitía al duelo de 1992 entre ticos y aztecas en el Estadio Azul, parte de la fallida eliminatoria mundialista. En Costa Rica DIPO abrió un concurso en el que preguntaba cuál era la tarjeta en la que aparecía un futbolista tico…

Honorarios

Una curiosidad: ya había habido Upper Deck de fútbol en Costa Rica. Aunque no gozó de publicidad en los medios nacionales, un año antes la misma marca estadounidense de tarjetas ya había incursionado en nuestro mercado. La colección de 1993 incluía a jugadores de las selecciones que en aquel entonces luchaban por hacerse con un cupo al Mundial 94. Hacía énfasis en el representativo de EEUU, pero quizás el detalle que más llamó la atención consistió en la presencia de un pequeño listado de tarjetas especiales dedicadas a figuras ajenas al fútbol; así, los basquetbolistas Michael Jordan y Calbert Cheaney, los jugadores de fútbol americano Joe Montana, Dan Marino, Drew Bledsoe y Russell Maryland, Wayne Gretzky y Gordie Howe (jugador y exjugador de hockey), Reggie Jackson y Mickey Mantle (jugador y exjugador de baseball), además del entonces Presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, conformaban el selecto grupo de ‘Capitanes Honorarios’, preciadas piezas para los coleccionistas, quienes actualmente pagan precios que promedian los $15 por unidad. En 1994 también salió al mercado esa serie, pero no arribó a nuestro país.

Comadrejita

Muñecos futboleros. En Europa desde hace décadas existe un apetecido mercado de muñecos de fútbol. Unos han sido hechos para explotar la imagen de algunos futbolistas, como lo fue en el pasado el caso del exguardameta alemán Sepp Maier, y más recientemente con el tico Bryan Ruiz cuando actuó para el Fulham; otros, en cambio, son parte de juegos que recrean una contienda balompédica, como los que muestra la fotografía, originarios de Inglaterra y de Italia.

Enersol

Muñequitos ticos. Costa Rica no se quedó atrás con tan bonita iniciativa y en 2002 la empresa de estaciones de servicio y lubricantes Enersol lanzó al mercado unas pequeñas figuras en caricatura de los seleccionados nacionales que se aprestaban a actuar en el Campeonato Mundial Corea-Japón 2002. Gilberto Tuma Martínez, Luis Marín, Rolando Fonseca, Paulo Wanchope y el técnico Alexandre Guimaraes fueron parte de la colección. Una anécdota al respecto merece ser acotada: la producción sufrió un curioso imprevisto debido a que luego de que la agencia de publicidad nacional Prototipo envió fotografías de los jugadores a una empresa china encargada de moldear los muñecos en resina, esta no halló muy claras las referencias fotográficas y a la hora de obtener el resultado final envió de regreso muñecos de futbolistas de raza negra correspondientes a jugadores de raza blanca; así, por ejemplo, la figurita de Mauricio Solís era la de un seleccionado negro. Dicha situación fue corregida y los muñecos coleccionables finalmente salieron a la venta.

plastiquito

Tosty también se anotó sus buenos goles. Para concluir este recuento no se puede dejar de lado los aportes que la empresa Demasa a través de su marca Tosty ha brindado a los consumidores nacionales desde hace 28 años. Cada cuatro años y desde la Copa del Mundo México 86 la compañía de snacks de maíz ha incluido dentro de los empaques de sus productos calcomanías alusivas a las respectivas ediciones del sublime evento balompédico, siendo quizás la más atractiva la que apareció a propósito de Italia 90; aquella constaba de adhesivos en los que se apreciaba el uniforme, la bandera y el escudo federativo de cada una de las 24 selecciones mundialistas. Se pegaban en un coleccionador con forma de balón. Unos años antes Tosty había promocionado unos muñecos miniatura con forma de futbolistas que también contaron con la aceptación de la niñez costarricense, varios de ellos aún aparecen en sótanos viejos de nuestros hogares…

Amigo lector, si estas líneas captaron su atención y lo transportaron a aquellas épocas en las que lo entretenía mucho coleccionar artículos del más hermoso deporte del mundo, pues entonces habrá sido un éxito la finalidad de esta columna del Día del Niño. Reciba un cordial abrazo y por favor extiéndaselo a sus retoños, quienes hoy son los que hacen nuevas colecciones futboleras y dentro de muchos setiembres más estarán apoyando a sus propios hijos con las suyas… ¡a continuar coleccionando alegrías!

 

*El material de este trabajo fue tomado de Las 2 Orillas, soccercards.com, freelibros.org, beyondthelastman.com, El Universal, paninista.com, cartagines.net, You Tube (Juan Pablo rp y Jesús Méndez), Diario Extra, fernadezmoro.com, ebay.com, Sobredosis de Fútbol, footballfigure.com, For the love of Football, Gazzetta Store, Costa Rica, en esos 80’s, en esos 90’s…, pinterest.com, y de colección personal.

Además, es merecedor conceder un sincero agradecimiento a las personas que colaboraron con aportes físicos así como con valiosa ayuda de investigación u orientación… son ellos Mariano Arias, Jorge Coqui Barrientos, Álvaro Campos, Alberto Canales, Herby Delgado, Esteban León, Fabricio Mullings, Alfredo Ortiz, Guido Ramírez, Esteban Rendón, Jairo Solís y Víctor Zaferson. Será un placer y un gran honor poder seguir contando con su ayuda en futuras publicaciones de esta columna.

Comentarios

Comentarios