Sábado 25 de abril

Jonathan Díaz| Bundesliga al Dia

 

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

Otro día más en la oficina para Pep Guardiola y el Bayern München, que en un partido contra el decimocuarto de la tabla, el Werder Bremen, pasó trabajó y requirió del prodigioso Frank Ribéry para remontar una posible tercera derrota.  En busca de mantener a los titulares descansados, Guardiola inició con un 11 alternativo que lució desentendido.

Los jugadores del Bayern durante el minuto de silencio en honor a Tito Villanova. (Foto: BBC)

El once inicial del Bayern fue: Manuel Neuer; Mitchell Weiser, Dante, Jerome Boateng, David Alaba; Frank Ribéry, Javi Martínez, Mario Götze, Thomas Müller, Bastian Schweinsteiger; y Claudio Pizarro.

El once del Bremen fue: Raphael Wolf; Santiago García, Luca Caldirola, Sebastian Prödl, Clemens Fritz; Cédric Makiadi, Zlatko Junuzović, Theodor Gebre Selassie, Philipp Bargfrede; Franco Di Santo y Aaron Hunt.

El partido inicio algo desorganizado para los locales y los visitantes aprovecharon la situación, un pase filtrado de Makiadi al medio checo Gebre Selassie  fue suficiente para que el Bremen abriera el marcador al minuto 10’. Los bávaros empataron al 20’ gracias a un gol de Ribéry, que definió entre las piernas de Wolf, a pase de Pizarro. A 10 minutos del final de la primera mitad, Di Santo asistió a Hunt con un largo cruce, y Hunt corrió el balón a las espaldas de Boateng para definir frente a Neuer cruzando un remate al segundo poste.  Al final de la primera mitad, un Bayern sin sus dos cerebros (Kroos y Lahm), lucía inferior a un Bremen que no es ni la mitad del equipo que fue tercer lugar hace 4 años.

Ribéry cambió el ritmo del partido durante la segunda mitad. (Foto: B/R)

En la segunda mitad el ingreso de Lahm abrió espacios en las bandas, y fue por el lado de Ribéry que el ataque se desbordó. Un córner del francés al 52’ fue cabeceado por Müller y Pizarro empató anotando su gol número 173 en la Bundesliga ante su ex-equipo. A los pocos minutos (min. 56’), Pizarro anotaría su segundo del partido gracias a una asistencia de Alaba, a pase de Ribéry.  Poco tardó el Bayern en asentar su dominancia y un centro de Lahm permitió que Schweinsteiger anotara el cuarto del partido. Al 74’, Arjen Robben que había ingresado por Dante un minuto antes, anotó el quinto y último gol del partido para poner números definitivos en la goleada 5-2 al Werder Bremen.

Este resultado no tiene ningún efecto en la tabla, donde el Bayern ya se coronó campeón, pero envía un importante mensaje al Real Madrid. El próximo partido del Die Roten será la visita del equipo madrileño por la vuelta de la semifinal de la Champions League el próximo martes 29 de abril. Los bávaros defenderán el Allianz Arena y buscarán remontar el 1-0 en contra que arrastran del partido en el Santiago Bernabéu, donde a pesar de dominar la posesión, la falta de contundencia le costó.

Comentarios

Comentarios