Lunes 29 de julio de 2013

Esteban Guevara/FBNET


Todo fracaso repercute. Cuando no es así, es muestra de que en realidad no se trató de un fracaso. Debido a que la temprana eliminación de la selección costarricense de la recién concluida Copa de Oro indudablemente lo fue, se convirtió en el detonante de una serie de cuestionamientos y críticas, pero sobre todo, de variadas cantinflescas declaraciones, que al mejor estilo del desaparecido actor y comediante mexicano, han entretenido al aficionado nacional.


Por supuesto, y como no podía ser de otra manera, la prensa deportiva tica se ha prestado para la vacilada, tal como el estrado durante el desenlace del juicio de la película cuyo título le da el nombre a la presente columna. ¿Recuerda usted, amigo lector, al juez que acababa de absolver a Cantinflas? ¿Se acuerda cómo él también, al igual que el fiscal y el sufrido abogado defensor, terminaron envueltos en un hablar de meros disparates y enredos? Al igual que en la película de marras, tras el paupérrimo papel de la Tricolor en el principal torneo interselecciones del área, al final todos –y me incluyo- terminamos diciendo incoherencias y disparando verbos a diestra y siniestra; y en seguida procedo a explicárselo.


Empiezo por el principal culpable de la decepción deportiva, quien dicho sea de paso, probablemente sea la única persona en el país que opina que lo de la Copa de Oro no se trató de un fracaso: Jorge Luis Pinto. Ante la infinidad de interrogantes de por qué no convocó a Víctor el Mambo Núñez al certamen en campos estadounidenses, el cafetero dejó salir de su boca: “Mambo es un jugador que le cuesta el futbol internacional, de local nos puede ayudar mucho, pero la dinámica en el fútbol de afuera a él le cuesta.” (1)  A ver, vamos a mirar esas palabras, don Jorge Luis… Si a Núñez se le dificulta el balompié internacional, pero de local sí le puede colaborar a la Selección, ¿entonces en cuáles partidos que dispute con la Sele en el país podría actuar el delantero, pero que no se trate de juegos internacionales? Solamente si la CONCACAF les permite a Saprissa, Alajuelense, Carmelita y, por supuesto, a Cartaguito, jugar en las eliminatorias mundialistas y enfrentar a la propia selección tica sería posible que ocurra lo que afirma el señor Pinto…

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.


La brillante explicación del colombiano me recordó a una similar expresada en 2006 por el técnico de Rosario Central, Néstor Gorosito, cuando su entonces dirigido Paulo César Wanchope le preguntó que por qué no lo iba a alinear en un juego de visita ante River Plate. El Pipo le respondió que se debía a que las dimensiones del Monumental eran muy grandes, lo que llevó a Chope a negarse a quedarse en el banco de suplentes, pues “si iba a entrar de cambio la cancha también iba a ser grande.” (2)


Volviendo al presente, como segundo detalle cantinflesco tengo que referirme a las manifestaciones de la mayoría de la afición y prensa futbolera nacional (y sinceramente espero que ningún aludido se vaya a molestar, pues estas son tan solo mis humildes opiniones personales carentes de la obligatoriedad de contar con la aprobación del honorable lector). Resulta que según el pensar de mucha gente, el Mambo Núñez era el poseedor de la llave mágica que nos iba a llevar hasta una inédita primera copa. Aunque el autor de estas líneas es el primero en reconocer el olfato goleador y las estadísticas incuestionables del florense como uno de los dos máximos artilleros históricos del fútbol tico, he de recordar –porque el país más feliz del mundo es tan feliz que hace que sus habitantes olviden tan solo a los dos años- que Núñez recibió no una sino muchas oportunidades con Ricardo Lavolpe (incluso en la Copa UNCAF 2011), y que el atacante de origen dominicano fue uno de los seleccionados más cuestionados del equipo del bigotón argentino, y así como actualmente se le cuestiona a Pinto su insistencia en Álvaro Saborío, en aquel tiempo a Lavolpe se le cuestionaba el hecho de insistir en Víctor pese a que desentonaba en aquella selección. Ahí está el detalle, pensará ahora más de uno…


El autor de la tercera y última declaración “Cantinflas. Derechos de Autor” es su técnico en el Club Sport Herediano, Marvin Solano. El aserriceño, si bien afirmó de modo muy atinado que “habría que ver qué sucedería si al Mambo le dan las oportunidades que han tenido Jairo Arrieta o Álvaro Saborío,” después tiñó de negro su perlita y acotó: “el Mambo es un jugador que puede jugar en cualquier parte del mundo.” (3). Entonces, don Marvin, su pupilo puede actuar en cualquier liga del planeta…  ¡pero nunca ha sido contratado en el exterior! En una prueba fallida en Noruega en 2002 y otra en China nueve años después se resume su presencia en el balompié foráneo, por lo que este servidor no comprende de dónde se sustenta tal aseveración del señor Solano.


Para concluir juzgo necesario explicarme: Víctor Núñez es el goleador del último certamen nacional, se encuentra a seis tantos de igualar a Errol Daniels como anotador histórico de nuestro país, y su carrera futbolística en los siete clubes costarricenses en los que ha brillado ha demostrado que posee las condiciones para ser considerado un “asesino en el área”, por ende, hubiera sido más que merecida su presencia en la Copa de Oro para que tratara de convencer al banquillo de Pinto, sin embargo, si apelamos a las estadísticas con la Tricolor, llama poderosamente la atención que el autor de 190 tantos en primera división sume apenas siete con el equipo de todos los ticos, y que en siete años de distintas convocatorias no haya podido consolidarse con ninguno de los seis directores técnicos que en ese tiempo han comandado a la Selección. Habrá que detenerse a pensar si la severa –pero merecida- crítica hacia Álvaro Saborío nos ciega y la consecuente frustración nos estará llevando falsamente a idearnos un héroe imaginario de lo que pudo haber sido, pero que hasta el momento nunca ha sido… De nuevo: ahí está el detalle

(1) Las declaraciones de Jorge Luis Pinto fueron tomadas de Al Día.

(2, 3) Las de Paulo Wanchope y Marvin Solano, de La Nación.

Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorLo Que Zidane Recetó.
Artículo siguienteMartos CD presenta a Oikkonen
Edwin Jusino
Director Ejecutivo de FutbolBoricua.net. Actualmente estudiante de Historia de las Américas en programa combinado Maestría/PhD de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto Metropolitano. Lleva más de una década cubriendo el fútbol de Puerto Rico. Actualmente está trabajando su disertación doctoral sobre el pasado presidente de la FPF, el Dr. Roberto Monroig. Hincha del Club Atlético de Madrid y de la Selección Nacional de Fútbol de Puerto Rico. Puede contactarle via twitter o Instagram en @erjusinoa