Un trabajador deposita abono en el césped que fue sembrado en el terreno del Loubriel.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

sábado, 19 de mayo de 2012
Esteban Pagán Rivera / Primera Hora

Los recuerdos físicos que quedaban de lo que alguna vez fue un parque de béisbol están a punto de desaparecer del estadio Juan Ramón Loubriel en Bayamón.


En un esfuerzo por convertirlo en un referente del fútbol caribeño, el Loubriel atraviesa una serie de remodelaciones que, en su última etapa, finalizarán con un estadio con capacidad para 22,000 personas y una cancha de fútbol lista para albergar cualquier tipo de competencia internacional.
De la llamada “Islandera”, por sus lazos con el club Islanders de Puerto Rico desde el 2004, sólo queda el esqueleto del estadio. Baños y camerinos pasan por una profunda remodelación y, hoy día, en su interior sólo hay columnas de cemento. Mientras, el terreno se removió y se volvió a instalar en su totalidad con un nuevo sistema de drenaje y grama natural.

“Le dimos al terreno todas las especificaciones que FIFA exige para que el estadio cumpla con todo, y así podremos celebrar cualquier tipo de evento grande aquí”, expresó el alcalde de Bayamón, Ramón Luis Rivera, hijo, al recorrer el estadio con Primera Hora.
El primer evento de envergadura ya está confirmado para el próximo 15 de agosto, cuando la selección de España, campeona mundial y europea, se enfrente a Puerto Rico en un partido amistoso.
Pese al estado actual del Loubriel, Rivera aseguró que el estadio estará listo para recibir a La Roja. Para el 15 de agosto estará lista la primera fase del estadio, la cual tiene un costo de $3 millones e incluye la remodelación de camerinos, algunos de los baños y el terreno. La construcción de la nueva zona de gradas en el lado este de la cancha, que contará con dos camerinos adicionales, será finalizada en el 2014 y tiene un costo adicional de entre $4 millones y $6 millones. Para el partido contra España se instalarán gradas temporeras en dicha área.

odisea con el terreno

La intención original del Municipio era instalar grama artificial en el estadio, pero la selección española pidió superficie natural para el encuentro. Por tal razón, se realizó un cambio en el diseño final.
“Quién sabe si fue mejor que esto ocurriera, porque nos brinda la oportunidad de traer más equipos profesionales. Alguno que otro equipo se podía aguantar de venir a Puerto Rico si la grama era artificial. No hay mal que por bien no venga”, dijo Rivera.
La grama instalada es del tipo Bermuda 419, la cual es utilizada para campos deportivos y no se vende en Puerto Rico.
“En Fajardo tenían una finca de 419, pero abandonada. Fuimos allá, separamos 200,000 pies cuadrados, y enviamos dos compañeros de trabajo que estuvieron un mes, junto a la compañía (de la finca), dándole mantenimiento. La logramos recuperar”, detalló Rivera.
Según el primer ejecutivo bayamonés, la única exigencia de peso por parte de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) fue el terreno.
“En términos de camerino, no habrá ningún problema. Van a cumplir y serán mejores que muchos de los camerinos donde ellos juegan en la Liga de España”, sostuvo.
El camerino local, utilizado por los Islanders los últimos años, tendrá una medida aproximada de 2,700 pies cuadrados y contará con una oficina para el director técnico y una sala de conferencias. Rivera adelantó que la selección española usará dicho camerino, pese a ser el equipo visitante.
El camerino visitante también pasa por una remodelación completa.

nuevo drenaje

El terreno se removió en su totalidad y se instaló un nuevo sistema de drenaje, además de mover el centro de la cancha varios metros hacia el lado sur.
La instalación del nuevo drenaje resultó en la eliminación del declive que existía detrás de la portería norte, por lo que el terreno quedó completamente nivelado.
También se eliminaron las estructuras de los dugouts, pero se mantienen los pasillos que conectan el camerino al campo.
“Bajamos el terreno un par de pies y ahora todo el que se siente en palco ve el juego perfectamente. Antes, el terreno estaba un poco más elevado y los que estaban en primera fila no lo podían disfrutar tan bien”, expresó Rivera.
La expectativa es que el Loubriel esté listo para albergar partidos a finales de julio, por lo que podría recibir la propuesta visita del club español Valencia para un juego amistoso para el 27 de julio.

Comentarios

Comentarios