El terreno del Juan Ramón Loubriel lucía ayer en mejores condiciones luego de los trabajos en la temporada muerta.  (Primera Hora / José L. Cruz Candelaria )

miércoles, 27 de abril de 2011
Esteban Pagán Rivera / Primera Hora

El estadio Juan Ramón Loubriel que los Islanders de Puerto Rico dejaron en el 2010 no era el mismo al que regresaron anoche.

Con un mejorado terreno, todas las butacas pintadas, además de un área designada para ver los encuentros de pie, el Loubriel comenzó un proceso de remodelación que se espera que culmine en el 2013 para así ser transformado en uno de los mejores estadios de fútbol del Caribe y con capacidad para aproximadamente 18,000 personas.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

El anuncio fue hecho esta semana por el alcalde de Bayamón, Ramón Luis Rivera, hijo, quien reveló que la inversión sería de $7 millones.

“Se haría por etapas. Cuando finalice la temporada, se trabajaría el terreno porque las mejoras afuera no afectarán el terreno. Cuando llegue la próxima temporada, si estuviéramos trabajando en las nuevas áreas de gradas, se podrá seguir usando el resto del estadio. Calculo que los arreglos durarán dos años”, expresó el Alcalde.

Para la administración de los Islanders, la remodelación del Loubriel podría ser un primer paso hacia, en algún futuro, solicitar una franquicia de Major League Soccer (MLS). En la actualidad, la Tropa Naranja juega en la Segunda División del fútbol de Estados Unidos, la North American Soccer League. La MLS requiere que los estadios tengan la capacidad de recibir un mínimo de 18,000 personas.

“Desde el punto de vista deportivo, nos encantaría. La única razón por la que ése es un tema complicado es por el requerimiento de un pago de franquicia de $40 millones. La capacidad del estadio la va a haber. El problema va a ser la cuestión de capacidad del grupo (de dueños)”, dijo ayer el vicepresidente de finanzas de los Islanders, Jorge Pierluisi.

Sin embargo, el ejecutivo aceptó que, de finalmente contar con un renovado estadio, los dueños empezarían a mover las fichas para, eventualmente, subir a la MLS.

“Hay alternativas, como buscar una alianza con un club de Europa o Suramérica que quiera unirse con nosotros en ese esfuerzo. La otra alternativa es que el Gobierno vea esto como una oportunidad valiosísima desde el punto de vista de turismo deportivo, que es lo que ha pasado con otras franquicias”, evaluó Pierluisi.

Comentarios

Comentarios