Lunes 9 de diciembre de 2013

Esteban Guevara/FBNET

Oviedo y Valencia

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

“Así como la Argentina no termina en la General Paz, el fútbol sigue más al norte de Colombia. En Centroamérica no sobran los talentosos, sus hazañas son de consumo interno.” (1) La cruel apreciación, aparecida en 1999 en el prestigioso medio che El Gráfico, señala muy bien la realidad que embarga al fútbol que produce la delgada franja de tierra que emerge entre los océanos Pacífico y Atlántico. Costa Rica, nación que ocupa 51.100 kilómetros cuadrados de tal territorio, no es la excepción; por lo tanto el que un futbolista nacido en este país decida romper los esquemas establecidos de la lógica futbolística –si es que dicha lógica existe- y alcance éxitos inesperados, definitivamente repercutirá a través del mundo.

Contados con los dedos de una mano han sido los antecedentes de costarricenses que gracias a una dote de talento y voluntad estuvieron en el lugar y en el momento preciso para meter su botín y vencer a grandes de este deporte como el Real Madrid y el Manchester United. Alejandro Morera en 1933, Edwin Cubero en 1950, Paulo Wanchope en 1997 y Walter Centeno en 2002 fueron esos nacionales que tuvieron la osadía de vulnerar a equipos que se creían invencibles… Todos ellos, mientras defendieron camisetas de clubes en el exterior, se apuntaron su momento de satisfacción personal, así como además se lo regalaron a las aficiones del Barcelona, el Atlas, el Derby County y el AEK, respectivamente; pero también ilusionaron a sus paisanos en Tiquicia.

El miércoles anterior Bryan Oviedo, el lateral izquierdo de los Faraones de Ronald González (la histórica selección juvenil que alcanzó un inédito cuarto puesto en el Mundial Egipto 2009), inmortalizó su nombre en los anales de nuestro balompié al marcar el tanto con el que su cuadro, el sorprendente Everton de la ciudad de los Beatles, dejó tendido a los Red Devils en su propio Teatro de los Sueños, en juego correspondiente a la fecha 14 de la colosal Premier League, una de las cuatro principales ligas del orbe.

Cuatro días antes el seleccionado nacional había anotado su primer gol en el certamen inglés al disparar con su pierna derecha –su extremidad inferior débil, en teoría- un balón rastrero que desde fuera del área viajó hasta anidarse en la meta del Stoke City, el mismo equipo que este sábado venció al millonario Chelsea de Mourinho. Para hacerse con la oportunidad de aparecer como titular en ese duelo liguero disputado en el Goodison Park de Liverpool, Oviedo debió esperar un año y una semana, pues a finales de noviembre de 2012 había completado los 90 minutos ante el Norwich City, en la única ocasión en que el anterior estratega, el escocés David Moyes, lo envió al campo desde el inicio; las demás veces el tico ingresó como permuta (en 14 juegos más promedió 11 minutos de acción) o se quedó en el banquillo.

La razón por la cual el jugador ha visto tan limitada su participación se llama Leighton Baines, el zurdo zaguero titular de la selección de Inglaterra quien a sus 28 años de edad acumula seis años y medio vestido de azul y es dueño del carril izquierdo del club. Su consolidación en el balompié británico es acuerpada por las estadísticas: de los últimos 51 encuentros de la Premier, no se había perdido ni un solo minuto; hasta que el pasado 23 de noviembre se fracturó un dedo de su pie fuerte en el clásico regional ante el Liverpool, juego en el que el costarricense ni siquiera había sido convocado.

Así, el destino se encargó de darle la espalda al inglés, pero al mismo tiempo le sonrió al tico. Roberto Martínez, el nuevo director técnico del Everton, confió en la respuesta que le podía brindar el nuestro, y tomó la decisión de echar mano de él. “Bryan Oviedo es el candidato ideal para intervenir y mostrar lo que puede hacer. Lo vi jugando para el FC Copenhague ante el Lille, poco antes de que él se uniera a Everton. Jugó de volante izquierdo esa noche, pero él fue impresionante transportando la pelota, tomando buenas decisiones y centrando […] Creo que ha llegado el momento de darle al costarricense su oportunidad” (2), opinó el español ante la imposibilidad de Baines para actuar durante las siguientes seis semanas.

Volviendo a la gesta en Old Trafford, el papel de Oviedo ese día no puede reducirse a su buen tino en la definición, expuesto con la magnífica ejecución al cazar un balón enviado por el belga Romelu Lukaku que cruzó el área del United y que el ex saprissista supo enviar por medio de las piernas del cancerbero ibérico David de Gea; la participación del tico fue más que eso: acompañó a los pocos compañeros que se aventuraron a la ofensiva en cada uno de los muy bien armados contragolpes que planeó Martínez, y además marcó en su zona, en la cual disputó un atractivo duelo contra el ecuatoriano Antonio Valencia. De hecho, hubo una rápida incursión del sudamericano por la parcela de Bryan en el segundo tiempo, la cual provocó que quien escribe estas líneas recordara en cuestión de segundos el dato consignado por la FIFA un mes antes: Valencia encabeza la lista de los diez futbolistas más veloces del mundo. Pero al observar inmediatamente que el centroamericano rápidamente lo alcanzó y lo obligó a apoyarse atrás, también rememoré las palabras de Cristian Gamboa cuando la prensa le preguntó sobre su fulminante pique contra la zaga mexicana: “A mí solo me ganan Nery Brenes y Bryan Oviedo…” (3)

Su trabajo en el majestuoso escenario de Manchester no desentonó con el de sus excelentes compañeros, algunos de los cuales estarán tomando parte del próximo Mundial Brasil 2014. Jugadores como el guardameta estadounidense Tim Howard, el francés Sylvain Distin, los irlandeses Seamus Coleman y James McCarthy, el sudafricano Steven Pienaar, los ingleses Gareth Barry, Phil Jagielka y Ross Barkley, los belgas Lukaku y Kevin Mirallas, y el español Gerard Deulofeu (este último, futuro crack del Barça), además de Oviedo, y dirigidos todos por el muy buen técnico Martínez (campeón de la FA Cup el año pasado con el Wigan), obtuvieron de forma merecida el primer triunfo del Everton en el Teatro de los Sueños en 21 años, un logro que se enaltece aún más por tratarse el Man U del campeón vigente, razón por la cual previo al encuentro la famosa casa de apuestas Bet365 pagaba 7/2 la victoria de The Toffees. Gran botín se habrán ganado los que apostaron a los visitantes, gracias a la diana del tico.

Como si ese par de triunfos no fueran suficiente aliciente para la gran temporada que está rindiendo el cuadro blanquiazul, ayer el club rescató un punto del Emirates Stadium al igualar a uno con el líder Arsenal, con otra notable actuación de Bryan Oviedo, encargado de servirle el tanto al catalán Deulofeu para empatar el partido y conservar un invicto de ocho enfrentamientos sin conocer la derrota. El aporte del costarricense no solo ha conseguido que no se extrañe a Baines, sino que además ha mantenido a full el acelerador de un equipo que marcha en ruta a puestos europeos, sin duda alguna, y eso se lo ha reconocido la prensa internacional. En cuestión de ocho días el zaguero ha acaparado la atención de los medios, pues así como en la gran nación británica ha sido elegido en el once ideal de la Premier League, en España diarios como Marca le han dedicado reportajes, en México han resaltado sus tantos, e incluso en la India, Japón, China y Tailandia, países asiáticos que profesan enorme admiración por el balompié inglés, ya conocen su nombre. Italia, a través de la famosa Gazzetta dello Sport, lo cataloga referente de la Selección Nacional, próximo rival de la Azzurri en junio próximo.

Entre las claves que han llevado al jugador a prácticamente tocar el cielo con las manos, hay que señalar fundamentalmente la constancia y la paciencia. No mucha gente conoce acerca del paso suyo por el fútbol danés, pero en el FC Copenhague Oviedo debió conformarse el primer año con tan solo cuatro ingresos al campo (tres veces actuó durante 18 minutos, y la siguiente, dos), posteriormente fue enviado cinco meses a préstamo al FC Nordsjaelland, –donde sí gozó de continuidad- para regresar al actual club de Cristian Bolaños y esperar cinco meses más en la suplencia hasta finalmente convertirse en titular antes de dar el salto a Inglaterra. No cualquier futbolista posee la fortaleza mental para tolerar tanto tiempo sumido en el ostracismo del banquillo en el Viejo Continente, y menos si se trata de uno originario de América Central, donde muchas veces se impone el mal de patria y la incapacidad para adaptarse a las condiciones adversas (como el crudo invierno danés), lo cual irremediablemente termina por traer de vuelta a muchos jugadores al hogar materno.

El caso de Bryan Oviedo por un lado nos llena de orgullo a todos los costarricenses que con agrado apreciamos cómo un compatriota pone en alto el nombre de nuestro país, cual dedicado embajador, y por otro, nos carga de confianza y por qué no, de ilusión de cara a la difícil tarea que deberá asumir el equipo de Jorge Luis Pinto en Brasil 2014. Bryan le está demostrando al mundo que puede codearse con los grandes en una palestra inmejorable como lo es el campeonato inglés; en el pasado lo hicieron otros nacionales, por qué no podemos esperar ahora que futbolistas como Joel Campbell, Bryan Ruiz, Cristian Gamboa, Junior Díaz, Cristian Bolaños y Celso Borges, entre otros, adopten esa mentalidad y la plasmen con su calidad en el campo de juego apenas reciban su oportunidad, como actualmente lo hacen Oviedo y también Keylor Navas. De ser así, los ticos empezaríamos a acostumbrarnos a escuchar el nombre de nuestra nación en boca de todo el mundo. ¡Que así sea!

 

 

*La imagen del artículo fue tomada del diario inglés Mirror, 4 de diciembre de 2013.

(1) La cita de El Gráfico fue tomada de la edición número 4184 de la revista.

(2) Las declaraciones de Roberto Martínez fueron tomadas del diario inglés Liverpool Echo, 30 de noviembre de 2013.

(3) La cita de Cristian Gamboa fue tomada de la transmisión televisiva en Teletica del partido Costa Rica – México, el 15 de octubre de 2013.

Comentarios

Comentarios