Martes 13 de marzo de 2012
Edwin R. Jusino | Desde la Tribuna

La noticia del día: la RFEF ha confirmado que la Furia Roja jugará en el Juan Ramón Loubriel el próximo 15 de agosto.

El portavoz de la Federación Española, Jorge Carretero no confirmó a la PrensaAsociada si la federación puertorriqueña exigió la participación de estrellas del Real Madrid y el Barcelona —como Iker Casilla, Xavi Hernández y Andrés Iniesta— y se limitó a decir que irán “todos los jugadores seleccionados por el entrenador”.

Sin entrar en mucho análisis sobre el resultado del partido, en donde pueden entrar muchos factores tales como el clima, la sobre confianza de los campeones, el tamaño de la cancha, entre otros, hay que ver el impacto directo a la economía del fútbol que tendrá este partido. Más allá de los millones de dólares que recibirán ambas federaciones por vía de los auspicios y las taquillas, el impacto económico a largo plazo es lo importante.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

Un partido de esta envergadura atraerá, no solo a los puertorriqueños, sino a muchos otros fanáticos de la Roja en el hemisferio. Este partido también expondrá a nuestros prospectos a jugadores de un calibre superior al de cualquier selección de CONCACAF. Puerto Rico será, por 90 minutos, el escenario y centro de atención de todo el mundo futbolístico.

Es para este partido que tenemos que demostrar que en Puerto Rico se vive por el fútbol. De seguro buscadores de talento estarán mirando el partido, lo que significaría que pudiera servir de vitrina  para los jóvenes del Huracán Azul.

Si Puerto Rico ha de progresar futbolísticamente, necesitamos exponer nuestros talentos en mejores escenarios.

Entrando más en un análisis del posible resultado, no me gustaría ser ni muy optimista ni muy derrotista. A Puerto Rico han venido grandes equipos, jurando que golearían, entre ellos Honduras, Santos Laguna, Cruz Azul, y se han quedado con las ganas. Esto no quiere decir que pienso que Puerto Rico tiene la capacidad de ganarle a España, lo que si digo es que no nos dejemos llevar por el derrotismo y pensar que perdimos el partido sin haberlo jugado. El fútbol es el deporte de las sorpresas, y uno nunca sabe lo que pueda pasar, mayores sorpresas hemos visto.

Recordemos, que Puerto Rico en Agosto, no es el escenario ideal para un partido en césped natural, como ha exigido España. Entre la lluvia, la humedad, y el calor, hacen un escenario difícil que gasta el rendimiento del mejor jugador. No entraré a especular resultados sin antes vivirme el partido.

En torno a los jugadores que han rechazado jugar con Puerto Rico, espero que Jeaustin Campos no los tome en consideración. Muchos como Valentin, que juega con el San José Earthquakes, una y otra vez han rechazado la camisa. Espérenlos, que llegarán a pedir entrada, y se les debe cerrar la puerta, por que cuando realmente se les necesitaban, no dieron el paso al frente. Hay jóvenes que si se han esforzado y sudado la camisa, y se merecen jugar de tú a tú con los campeones del mundo. 


Comentarios

Comentarios