lunes, 18 de abril de 2011
Esteban Pagán | Saque de Puerta

Nota: La siguiente entrada es una columna de opinión sobre la eliminación de River Plate-Puerto Rico de la Copa de la Unión Caribeña de Fútbol.  Entiendo que muchas personas no podrían estar de acuerdo con varios puntos, por lo que los invito a discutir cordialmente.  

Este era el año.

Las expectativas eran altas para que River Plate-Puerto Rico terminara entre los mejores tres clubes del Caribe y, por ende, clasificara a la Liga de Campeones de Concacaf y posiblemente aumentar a dos la cantidad de clubes puertorriqueños en el máximo torneo de clubes de la región.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

Pero en algún lugar entre el trofeo de la Supercopa DirecTV y el inicio de la Copa de la Unión Caribeña de Fútbol (CFU), algo falló malamente.  River ni siquiera alcanzó las semifinales del torneo, por lo que es necesario echar un vistazo y analizar qué pasó.

Primero lo obvio: River no jugó un solo juego local en el torneo.  Sus dos eliminatorias, en Islas Caimán y Guyana, respectivamente, fueron jugadas en su totalidad en las vecinas islas.  River, que recién, finalmente, encontró un hogar en Fajardo, no tiene estadio sede por lo que tuvo que buscar sus opciones.  La primera opción, el estadio Juan Ramón Loubriel, estaba inhabilitado por una serie de arreglos que le hicieron los últimos meses.  Al día de hoy, ni los Islanders lo han tocado.

Desconozco las razones por las que River optó por no jugar en el estadio Centroamericano, una instalación que, aunque lejos de Fajardo y del área metropolitana, es de primer orden.  Jugar las dos eliminatorias como visitante no tan solo le da una ventaja al equipo local, sino que también afecta al visitante en cuanto a decisiones arbitrales (son parte del juego) y las condiciones del clima, al cual el equipo local está más adaptado.  Ambos elementos fueron mencionados en los comunicados de prensa de River como elementos adversos. Por ejemplo, en el segundo partido en Guyana, trascendió que las temperaturas estaban cerca de los 100 grados.  Desconozco si es cierto, pues no estuve allí, pero lo que es igual para ambos equipos, no es ventaja.

Entonces tenemos el asunto de la plantilla.  El equipo viajó a Islas Caimán con tan solo 11 jugadores y la debilidad del rival, en aquella instancia Bodden Town, permitió que River pasara, sudando la gota gorda, a la segunda ronda.  El problema fue el visado, que volvió  a atacar en la segunda ronda ante Alpha United.  Según el sitio web de River, cinco jugadores permanecieron en Argentina debido a que sus visas aún no estaban aprobadas para la segunda ronda.

Es de conocimiento de todos que el presidente Steven Álvarez enfrenta problemas de salud.  Tal vez eso afectó la labor de la gerencia de River, pero entiendo que el asunto de las visas se pudo manejar con mayor antelación.  Desde que clasificaron a la final de la Supercopa conocían que jugarían la Copa de la CFU, por lo que se debió trabajar el visado desde un inicio.  Es una verdadera pena que por errores humanos el equipo se viera afectado y al final pasó factura en Guyana.

Esperemos que cuando se construya el nuevo estadio en Fajardo se acaben gran parte de estos inconvenientes para River y que el club, finalmente, encuentre la estabilidad necesaria para crecer.  Porque ya es suficiente de excusas, es hora que River dé ese próximo paso y empiece a representar dignamente a Puerto Rico fuera de la Isla.  El fútbol de Puerto Rico lo necesita. 

¿Segunda del Caribe?

La eliminación de River deja a la Puerto Rico Soccer League sin un representante en las semifinales de la Copa de CFU.  Sin duda, un duro golpe para la PRSL, la cual según su presidente Joe Serralta, es clasificada como la segunda mejor liga del Caribe.

De hecho, la última vez que conversé con Serralta, le pregunté cómo que la liga gana dicha distinción.  Tal como me lo esperaba, y como se hace en el resto del mundo, Serralta me contestó que esa clasificación se basa en los resultados de sus clubes en competencias internacionales. 

No me cabe duda que Puerto Rico puede estar clasificado como número dos en el Caribe en cuanto a los resultados de sus clubes internacionalmente, pues los equipos de la Isla se han codeado con los de Trinidad y Tobago en las últimas ediciones de la CFU.  Sin embargo, los clubes de Puerto Rico que han triunfado en el Caribe son los Islanders, actuales campeones de la región, y el Bayamón FC, que llegó a las semifinales en la pasada edición.  Pero al día de hoy, ninguno de los dos juega en la PRSL.

Mientras, los únicos dos clubes que al momento se encuentran en la PRSL y han participado en la CFU son River y Sevilla FC-Puerto Rico.  River lleva dos años que no logra clasificar entre los mejores cuatro del Caribe, mientras que Sevilla, en su única participación en el 2009, cayó eliminado en la primera ronda ante el modesto Hoppers de Green Bay de Antigua y Barbuda.

Entonces me pregunto, ¿estará la PRSL absorbiendo el crédito de buenas actuaciones internacionales que no le pertenecen?

Creo que es importante que se aclare este asunto.  Todos deseamos que la PRSL eche para adelante y gane prestigio, pero no a cuenta de otros.

Recuerda que puedes seguir mi blog, comentarios y noticias del deporte en general a través de Twitter y de Facebook.  También me puedes escribir a epagan@primerahora.com.

Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorEl sueño tendrá que esperar
Artículo siguienteArranca la temporada de fútbol profesional
Edwin Jusino
Director Ejecutivo de FutbolBoricua.net. Actualmente estudiante de Historia de las Américas en programa combinado Maestría/PhD de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto Metropolitano. Lleva más de una década cubriendo el fútbol de Puerto Rico. Actualmente está trabajando su disertación doctoral sobre el pasado presidente de la FPF, el Dr. Roberto Monroig. Hincha del Club Atlético de Madrid y de la Selección Nacional de Fútbol de Puerto Rico. Puede contactarle via twitter o Instagram en @erjusinoa