Miércoles 8 de agosto
Jonathan Díaz

Y se completó la penúltima fase de la competencia, y se decidió en el campo, quienes disputaran los partidos por medallas. En dos partidos hechizantes se enfrentaron:

  • México vs. Japón.
  • Corea del Sur vs. Brasil.
El equipo mexicano celebra el gol de Cortés.
Fabián celebra su gol.
     A primera hora se enfrentaron los mexicanos y japoneses en el Wembley Stadium y con un resultado que alegra a los latinos, por el pase de la Tricolor con una victoria de 3-1 sobre los nipones. En un partido que el equipo que dominaba cambió constantemente, los japoneses fueron los primeros en dar el golpe, cuando al minuto 12 Keigo Higashi pasó al centro para que Yūki Ōtsu disparara desde fuera del área penal, para poner a los asiáticos arriba en el marcador. A pesar del gol japonés, la diferencia en desempeño de cada equipo no era tanto, ya que el partido era uno luchado en el mediocampo y no tenía mucho acercamiento a las porterías. Pero al acercarse la media hora de partido, los aztecas comenzaron a tener mejor manejo de balón, ideas más concretas y mayor conexión de pases. Y esto se hizo aún más obvio al minuto 32, cuando Marcos Fabián, en un tiro de esquina cobrado por Giovani dos Santos, puso el empate de cabeza. Lo memorable de este gol es la corta estatura de Fabián (5’7’’), pero su increíble habilidad para desmarcarse, muy semejante a la de su compatriota Javier “Chicharito” Hernández, le permite marcar goles de muy buena calidad. Así concluyó la primera mitad, con un México que no obstante el marcador empatado, eran superiores a sus rivales. Al comienzo de la segunda mitad tuvo que salir del campo dos Santos, con una lesión muscular que lo tiene en duda para el partido por el oro. Pero la salida de dos Santos no afectó la estrategia de juego de los centroamericanos, en cambio la entrada de Raúl Jiménez revitalizó el ataque. Al minuto 65, luego de que el portero Schūichi Gonda atajara un tiro de Oribe Peralta y pasara a Takahiro Ogihara para que distribuyera el juego, Ogihara perdió el control del balón, dejando a Peralta con un tiro cómodo a puerta para tomar la delantera en el marcador. Hasta este momento el mayor enemigo de los asiáticos no era la falta de llegadas, sino concretar en goles esas llegadas. Como hizo los mexicanos al minuto 93, cuando Peralta habilitó a Javier Cortes con un taco al borde del área con el cual definió el partido. En cuanto efectividad los mexicanos fueron mucho más superiores que los japoneses, que carecieron de esta y no preocuparon casi al portero José Corona.

Los brasileiros celebran la victoria ante Corea del Sur.

Damião el máximo goleador del torneo con 6 goles.
     El otro partido se plantaba un poco predecible, con el enfrentamiento entre Brasil y Corea del Sur, contra quien se enfrentó en las Olimpiadas de Tokio 1964 y le ganaron por 4-0 y mantienen un record de 3G-1E-0D contra estos. Y tal como pronosticaba el partido en papel fue el resultado, un 3-0 para los sudamericanos. Pero el resultado no demuestra lo que en realidad sucedió en el campo, donde los coreanos mantuvieron mejor posesión de balón y mejor uso de esta, pero como sucede en la mayoría de los partidos entre grandes potencias y selecciones de no tan alto nivel, su ofensiva fue ineficiente y quedó opacada por la brasileira. El primer gol llegó por medio de Rômulo luego de un pase filtrado de Oscar, que le permitió definir solo frente al portero al minuto 38. Esta acción no implica que los coreanos se resignaron a perder, en cambio atacaron con más constancia. No obstante, en la segunda mitad, la “canarinha” anotó el segundo cuando Neymar, cortando hacia la izquierda y pasando al centro, asistió a Leandro Damião para el segundo de la noche al minuto 57, ante la incapacidad  de la defensa para cortar el pase. El gol que selló el pase de los amarrillos al partido por la medalla de oro fue al minuto 64, cuando Neymar intentaba triangular con Oscar, pero el defensa Hwang Seok-Ho cortó el pase y el rebote lo cayó a Damião para poner su segundo y el tercero definitivo para los de Brasil.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.


     El partido por el oro está pautado a disputarse el sábado 11 de agosto a las 3:00 pm (10:00 am hora local) entre las representaciones de Brasil y México, en lo que será una final con sabor latino. Pero, ¿dónde está el buen futbol en esta final? La selección mexicana llega luego de varios partidos en los cuales tienen mucha dificultad en la primera mitad con desorganización y juego errático y luego en la segunda corrigen y salen victoriosos. Pero el próximo rival es Brasil, un equipo con una ofensiva letal que incluye nombres como Neymar, Hulk, Leandro Damião, Oscar, Rômulo, Alexandre Pato o Lucas Moura, que no perdonan un error defensivo o desorganización del rival. No obstante la selección brasileira llega sufriendo defensivamente, ya que a pesar de tener una defensa con Thiago Silva y Marcelo y las dos jóvenes promesas Rafael y Juan Jesus, no se han entendido y la defensa no tiene cohesión y en el partido final se estarán enfrentando a un equipo mexicano muy aguerrido y que nunca baja su intensidad y con jugadores como Marco Fabián, Oribe Peralta, Giovani dos Santos y Jorge Enríquez es suficiente para darle un severo dolor de cabeza a la intermitente defesa brasileira. Comparando ambas escuadras y tomando en cuenta los resultados, sería correcto inferir que la primera medalla de oro en futbol para Brasil llegaría este sábado. En cambio, su rival tiene más que suficiente para aguantar el embiste de los sudamericanos y con un fallo de la defensa brasileira (actualmente muy posible) podrían dar la sorpresa, y más cuando esta selección ha venido mejorando su rendimiento paulatinamente. 
La fecha y hora de los partidos por medalla: bronce (izq.) y oro (der.)


     El partido por el bronce, a diferencia de la rama femenina, se estará disputando un día antes del partido por el oro, el viernes 10 de agosto a las 7:45 pm (2:45 hora local) entre Corea del Sur y Japón, en una final que pareciera final de la copa asiática. Este partido, que a pesar de no ser el de la medalla de oro, no pierde el atractivo, ya que estas dos selecciones asiáticas han tenido uno de los mejores desempeños en la competencia, y de no haberse eliminado, probablemente sería el mejor de todas. Este partido dependerá exclusivamente de cuál de los dos equipos llegue más afinado y se haya recuperado mejor de la derrota. Aunque debido a sus actuaciones, probablemente sea la selección de Corea del Sur que se quede con la presea de bronce.

Comentarios

Comentarios