(FIFA.com) Miércoles 8 de febrero de 2012

En 2009, un equipo emocionó a la Zona Norte, Centroamericana y Caribeña. No se trató de uno de los gigantes mexicanos o estadounidenses, ni tampoco de las tradicionales escuadras costarricenses u hondureñas, sino del Puerto Rico Islanders. Los boricuas, contra cualquier pronóstico, llegaron a las semifinales de la Liga de Campeones de Concacaf, donde hicieron sufrir al poderoso Cruz Azul azteca, llevándolo hasta los penales.

Pero desde Puerto Rico hay otra institución que hace ruido. Una que ha entendido que, con trabajo sostenido, profesional y responsable, se puede aspirar a lo máximo, incluso en un país donde el fútbol no es la principal pasión deportiva del pueblo. El Bayamón Fútbol Club, de él estamos hablando, está listo para reclamar su propia notoriedad en la región, y FIFA.comcuenta su historia a continuación.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

Pocos años, grandes planes
Los llamados Vaqueros surgieron apenas en 2008, pero muy rápidamente empezaron a dejar su huella. En su primera temporada en la máxima categoría boricua consiguieron un histórico título tras haber concluido la campaña regular en segundo lugar, imponiéndose en la liguilla final al derrotar 3-2 al Atlético de San Juan.

Pero este éxito a corto plazo no fue, ni mucho menos, obra de la casualidad. El presidente del club, Alberto Santiago, nació en Puerto Rico, pero cuando apenas era un niño emigró con su familia para radicarse en España. Allí creció como cualquier otro muchacho en la Madre Patria, fanático del fútbol y en especial del Sevilla, club de la ciudad donde vivía. Ya llegado a la adultez, decidió volver a su tierra natal con la firme idea de replicar los métodos de los sevillistas, aunque claro está con un toque caribeño.

Así, creó un club en toda la extensión de la palabra. Invirtió en instalaciones de primer mundo, completamente inéditas para los estándares de la zona. Además, es el único club del país que tiene equipos en todas las categorías, desde los nueve años hasta la sección femenil. Y, comojoya de la corona, cada año organiza la Copa Ciudad de Bayamón, que atrae a lo mejor del fútbol amateur portorriqueño, y sirve también para detectar a nuevos valores para el primer equipo.

Un futuro brillante
Santiago quiere que el Bayamón sea el club faro de la región y por ello, no conforme con emular al equipo de sus amores, concluyó un acuerdo de colaboración con los hispalenses, quienes aportaron un técnico y un preparador físico de primer nivel. Se trata de los españoles David Caballero y Jesús Franco, que en su primera temporada ya dieron un nuevo campeonato a la escuadra azul y amarilla. El día de la final asistieron 4,000 espectadores al estadio, una cifra enorme tomando en cuenta que el fútbol está aún lejos de poder competir en popularidad con el béisbol, el boxeo y el baloncesto, los deportes tradicionales en la isla.

Además, lo consiguieron tras una casi increíble inactividad de un año y medio, provocada por situaciones administrativas con la Puerto Rico Soccer League, torneo en el que participaban. Ahora lo hacen en otra de las competiciones locales, la Liga Nacional.

El acuerdo con los sevillistas también implica que, en caso de tener el potencial necesario, los mejores talentos bayamonenses puedan probar fortuna en el Viejo Continente. El pacto vio sus primeros frutos en enero pasado, cuando el internacional portorriqueño Andrés Cabrero entrenó con los filiales del Sevilla, y causó muy buena impresión. “Ha sido una figura positiva que ha llevado el mensaje internacionalmente de que en Puerto Rico también hay futbolistas de alto nivel. Esperemos que le surja la oportunidad para poder continuar su desempeño positivo en España”, comenta el orgulloso presidente.

Y aún queda camino por recorrer. El técnico Caballero prepara ya el segundo asalto de su estancia en Bayamón, y buscará la gloria continental. “Ahora estamos planificando el tema de la Concacaf e intentaremos ganar la Copa de Puerto Rico. Nos están dejando trabajar y nos hemos encontrado con unas instalaciones y una profesionalidad de los jugadores que ya quisieran muchos clubes de España. Me siento un privilegiado por trabajar aquí”, considera.

Así, los objetivos están fijados y tanto el esfuerzo como la organización no faltarán. Muy pronto, cuando en la Zona Norte, Centroamericana y del Caribe se hable de Puerto Rico, no sólo vendrá a la mente el nombre de los Islanders, sino también el de los Vaqueros del Bayamón Fútbol Club.

Comentarios

Comentarios

1 COMENTARIO