Martes 5 de agosto de 2014

Esteban Guevara/FBNET

collage

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

Históricamente la CONCACAF ha sido considerada la confederación futbolística más débil del planeta. Las estadísticas en las Copas Mundiales lamentablemente lo confirman, pues salvo unas cuantas participaciones muy honrosas, en la mayoría de ocasiones sus representantes no han podido ni siquiera superar la fase de grupos, correspondiendo a selecciones del área la tercera parte de los poco ilustres dueños de las últimas dos posiciones en cada edición del sublime torneo.

Sin embargo, a pesar del nivel teóricamente inferior al resto de contendientes alrededor del mundo, ha habido casos en los que futbolistas de países “concacafquianos” han dado el salto a los clubes élite, esas instituciones consideradas no uno, sino muchísimos escalones por encima de lo que se halla en nuestra región, en cuenta por infraestructura, palmarés, tradición, y muchos etcéteras más. El reciente fichaje de Keylor Navas en el Real Madrid español es el más reciente caso; el poderoso ‘equipo blanco’, el más fuerte económicamente según la Revista Forbes, el más ganador de ‘orejonas’ de la Champions League, en fin, un cuadro que evoca respeto y admiración, incluirá al décimo cuarto futbolista originario de una nación perteneciente al organismo que agrupa a Norteamérica, el Caribe y América Central.

Efectivamente, estimado lector, antes del guardameta costarricense 13 jugadores de la CONCACAF habían vestido una de las camisetas más codiciadas en el ‘mundo fútbol’. A continuación un repaso de esas figuras que en diferentes épocas abrieron el camino para que hoy los ticos con mucho orgullo contemplemos a un hijo de esta hermosa tierra vinculándose al Real Madrid. Hallará interesantes sus historias, desconocidas muchas incluso por los propios paisanos de quienes las vivieron.

Como una sugerencia antes de leer las siguientes líneas, hago un respetuoso y honesto llamado previo a la sapiencia para que se imponga a la pasión desmedida –a flor de piel en estos días- y al nefasto fanatismo que en lugar de llevarnos a apoyar y felicitar lo que otros hermanos del área han cosechado, más bien terminan por crear una pugna y comparación de méritos –como si fuese fácil poder tan siquiera contrastar las condiciones de una u otra época-. Es decir, si a los ticos nos repugna escuchar las sandeces hepáticas de los pseudoperiodistas de algún canal deportivo estadounidense ampliamente conocido por su falta de objetividad, que sin más demeritaron la llegada de nuestro compatriota a Chamartín, pues no hagamos exactamente lo mismo al minimizar lo que han realizado jugadores de otros países en su paso por un club que a partir de hoy pasará a ser un poquito tico…

Los registros históricos señalan el año 1902 como la fecha oficial de fundación del Real Madrid, que con el nombre de ‘Madrid Foot-Ball Club’ formalizó el equipo creado un lustro antes como una simple iniciativa lúdica que buscaba paliar el pesimismo de la sociedad española de finales del siglo XIX. Así, en su primera nómina se le dio cabida a nada menos que cuatro cubanos y un guatemalteco: Antonio Sánchez Neyra, los hermanos Mario, José y Armando Giral, todos nacidos en la isla antillana cuando aún era colonia de España, así como Federico Revuelto, originario de Ciudad de Guatemala. A excepción de Mario, que permaneció en el equipo tan solo un año, los demás fueron partícipes en las cuatro copas españolas (hoy Copa del Rey) que se adjudicó el Madrid entre 1905 y 1908. Sánchez Neyra, Mario Giral y Revuelto además colaboraron en puestos administrativos, pues los cubanos fungieron como vocales en la histórica primera directiva de 1902, mientras que el chapín sería presidente interino en 1916.

Un par de curiosidades sobre Revuelto: desde su puesto de jerarca del Real Madrid tuvo la iniciativa de solicitarle a la Real Academia Española de la Lengua que aceptara el término ‘futbol’ sin tilde en la ‘u’ (para diferenciarlo aún más del anglicismo original), cosa que finalmente ocurriría en 1922. Por otra parte, en marzo de 2012 el representativo de categoría máster –veteranos- del conjunto madridista se presentó en Guatemala para disputar una serie de encuentros amistosos como parte de un homenaje a su exfutbolista chapín; se le llamó a la competición ‘Copa Federico Revuelto’ y en ella actuaron los costarricenses Ronald González y Floyd Guthrie.

RM06

Refuerzos de Cuba y Guatemala en el Real Madrid. Los hermanos cubanos Armando Giral (con el balón) y José Giral (a su mano izquierda) y el chapín Federico Revuelto (cuarto de izquierda a derecha en la fila del medio) conformaron el primer equipo oficial del Real Madrid. La imagen corresponde al club ganador de la Copa de España de 1906. (Tomada del sitio realmadrid-türkiye.com)

 

El siguiente futbolista de la región que se vinculó a la afamada escuadra de la capital española también fue un cubano; Fernando López Quesada Bourbon, joven de veinte años de edad nacido en Cárdenas, se enroló en 1910 al Real y permanecería allí cinco años. En la mitad del listado aparece otro jugador del Caribe: Eduardo Ordóñez Munguira era su nombre, y Puerto Rico, el país que lo vio nacer. Este volante sanjuaneño viajó a la Madre Patria para estudiar Derecho en las aulas universitarias; una vez que demostró sus habilidades futbolísticas fue fichado por el Atlético de Madrid, pero tres años después se convirtió en el centro de atención de los medios al ‘cambiar de acera’ y enrolarse al Real Madrid –hasta aquel momento solo dos futbolistas habían “osado” hacer algo así- para actuar en la temporada 32-33. Concluido el campeonato volvió a sorprender a propios y extraños al dejar ‘la Casa Blanca’ para regresar al cuadro colchonero. Una vez retirado, se convirtió en un muy loado barítono, periodista, y por supuesto, abogado. De regreso en su natal Puerto Rico impartió lecciones de literatura y además dirigió a la Selección boricua en los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe disputados en Caracas en 1959.

RM33

Campeón de Primera. El puertorriqueño Eduardo Ordóñez (a la derecha, de pie) posa con el Real Madrid campeón de la temporada 32-33; al otro extremo aparece el famoso guardameta Ricardo ‘el Divino’ Zamora. (Tomada de vavel.com)

 

José Ramón Sauto constituye un particular caso. Nacido en el Distrito Federal mexicano, este joven mediocampista nunca actuó en la máxima división azteca; sus primeros tanteos con el balón se limitaron a su paso por el club infantil Imperio, cuando su familia se radicó en España. Después perfeccionó su juego al punto de llevar a cabo prácticamente toda su carrera en el principal equipo de Madrid, con el que debutó en 1933 y abandonó en 1944. Cabe destacar unas cuantas curiosidades del mexicano-español que posteriormente efectuaría estudios inconclusos de medicina: primero, cronológicamente coincidió con los futbolistas ticos Alejandro Morera (Hércules de Alicante) y Jorge Quesada (CD Español) en 1936, a quienes enfrentó en duelos por la liga hispánica y por el certamen de copa. Segundo, jugó en el derby español más disímil de la historia, que finalizó con una más que humillante goleada de 11-1 infligida al Barcelona en la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey de 1943.

onceauno

Masacre deportiva. José RamónSauto tomó parte en 1943 en la mayor goleada jamás encajada por el Barça en un juego ante su archirrival madridista. El Diario Marca resaltó su participación en dicho encuentro y publicó su fotografía (recuadro en la esquina superior derecha) al tiempo que lo catalogó entre los “tejedores del triunfo”. (Tomada de ESPN)

 

Pero el hecho que más llama la atención sobre Sauto corresponde al conflicto armado acaecido en julio de 1936 que generó la Guerra Civil española, del que estuvo a punto de morir, así como en otros más. Si bien al tiempo que era futbolista del Madrid cumplía su servicio militar en el famoso recinto castrense conocido como Cuartel de la Montaña, al momento de la revuelta no se encontraba en ese sitio, por lo que su nombre no estuvo entre los 200 noveles soldados que perecieron allí; posteriormente fue detenido en uno de sus escondites y enviado a la cárcel Spartacus donde su fusilamiento parecía inminente, mas el titular a cargo, aficionado al Real Madrid, le perdonó la vida y le concedió la libertad. Más tarde en la embajada de México hallaría resguardo durante un tiempo, y de mera suerte no sería herido después al participar como motorizado en las batallas de Brunete y del Ebro, al servicio de la IV Brigada Navarra.

Enrique Ferrer, cubano, fue el siguiente futbolista del área fichado por los merengues. Arribó en 1935 pero jugaría solamente una temporada. También en 1935 se sumó otro oriundo de la Perla Antillana, Jesús Chus Alonso Fernández, pero primeramente lo hizo en las divisiones inferiores antes de debutar en la primera división con el Real Valladolid. Chus Alonso, de padres asturianos y nacido en La Habana, -donde residió muy brevemente- regresó al Real en 1939 y por fin pudo actuar en el primer equipo, con el que prolongaría su estadía hasta 1948. En todo ese tiempo envestido de blanco el talentoso volante quedaría inmortalizado en los registros oficiales por una serie de datos históricos, a saber: en 1940 marcó el gol más rápido de la historia de los BarçaReal (superado hasta en 2011 por Karim Benzemá); en 1943 jugó y anotó dos tantos en la goleada de escándalo mencionada unas líneas atrás (11-1 ante los catalanes); con otro par de anotaciones se convirtió en 1947 en la figura más sobresaliente del juego de inauguración del actual Estadio Santiago Bernabéu (3-1 frente al Belenenses luso); y vio acción y también aportó una diana en la campeonización del Real Madrid en la primera edición de la Copa Eva Duarte de Perón (torneo precursor de la actual Supercopa) en 1948 en la victoria 3-1 contra el Valencia. En total el cubano-hispano sumó 68 goles en los 160 encuentros que disputó con el laureado club español.

Chus

Goles cubanos en Chamartín. Jesús Chus Alonso fue una garantía de gol en los nueve años que dedicó al Real Madrid. Dado al impresionante palmarés del cubano-hispano, no extraña que las autoridades futbolísticas de esa nación europea lo incluyeran en su representativo mayor en juegos ante Francia, Alemania e Italia. (Tomada de Pasion Magazine)

 

Si bien con Keylor Navas la lista de guardametas que han ocupado plaza de extranjeros en el Madrid asciende a seis, hubo un arquero que también defendió tan codiciada meta y nació allende tierras españolas. Mario Inchausti Goitía, originario de Santa Clara, Cuba, viajó con apenas diez años de edad a residir a España, donde iniciaría la práctica profesional del fútbol con los equipos Zaragoza, Real Betis y, a partir de 1942, con el Real Madrid. Lamentablemente para sus intereses, al poco tiempo de haber arribado sufrió una grave lesión en un partido de copa, por lo que sin haber debutado en la máxima categoría fue dado de baja y debió dejar de percibir las 50 mil pesetas del salario mensual previamente convenido. Más adelante y de nuevo en las canchas con el conjunto maño, le tomaría tres meses caer en cuenta de que su lesión no le permitiría continuar su carrera, por lo que debió retirarse a los 26 años de edad.

Inchausti

Primer portero “concacafquiano” en el Real Madrid. Mario Inchausti, estudiante de medicina y cancerbero del Real Betis, dio el gran salto al fichar con el Real Madrid en 1942. El futbolista nacido en Cuba además fue convocado a la selección española que se midió a su similar de Portugal en Vigo y Lisboa. (Tomada de verbiclara.com)

 

En 1944 el atacante mexicano José Luis Borbolla Chavira dejó las filas del CD Marte de su país, cuadro en el que era compañero de los costarricenses Santiago Bonilla y Hernán Cabalceta, y cruzó el Atlántico para emprender una aventura deportiva en España. Luego de mostrarse con el Deportivo La Coruña (cuatro tantos en diez juegos), la divisa merengue se interesó en sus servicios y lo fichó para la campaña 45-46, mas el azteca no gozaría de mayor protagonismo y su participación en el famoso equipo se limitaría a encuentros de la Copa del Rey, así como a una única presentación en la liga, correspondiente al empate a uno frente al Valencia en el Bernabéu en octubre de 1945. Borbolla regresaría a México donde continuaría su carrera en varios clubes, entre ellos el América; asimismo, en 1950 se convertiría en mundialista al intervenir en la Copa del Mundo en Brasil.

Borbolla

Preciado obsequio. José Luis Borbolla recibe la insignia de oro y diamantes del Real Madrid. El futbolista mexicano, de padre asturiano, recibe el valioso obsequio de manos del propio Santiago Bernabéu de Yeste, entonces recientemente electo presidente del club. Borbolla arribó a la capital española precedido de una gran fama goleadora, mas al final terminó decepcionando.  (Tomada de Tiempo Real)

 

Otro jugador azteca formó parte de la ‘institución blanca’ a partir de 1985. Con una carrera fulgurante en la que no se cansaba de convertir anotaciones, el delantero Hugo Sánchez Márquez dejó los Pumas de la UNAM y dio el paso adelante para ver acción en el balompié europeo. Así, después de jugar cuatro años en el Atlético de Madrid, -en el último de los cuales se adjudicó el Pichichi de la liga- recaló en el Real Madrid, tras un fichaje desbordante de diplomacia que involucró al conjunto universitario para evitar cualquier tipo de aspereza en los siempre problemáticos traspasos de jugadores entre los dos principales equipos de la capital española. De lleno en su nuevo club Hugol aportaría más anotaciones que por un lado lo volverían a convertir en máximo goleador del certamen local, y por otro, colaborarían para que su divisa obtuviera la Copa UEFA. Como si no fuese suficientemente exitoso su papel individual y colectivo en esa primera temporada merengue, repetiría el galardón de romperredes número uno de España en las campañas 86-87, 87-88 y 89-90.

Hugol

El gol del año. En abril de 1988 Hugo Sánchez le regaló a la fanaticada del Bernabéu el mejor gol de la temporada en Europa; mediante acrobático remate de chilena el azteca le marcó al Logroñés un golazo que aún hoy es recordado en las tiendas madridistas. (Tomada de Inside Spanish Football)

En 1992 dejó las filas merengues con además cinco títulos de campeón en siete años dedicados a una generación increíble de jugadores, cuya columna vertebral sería conocida como la Quinta del Buitre, compuesta por Manolo Sanchís, Michel González (técnico de Joel Campbell en el Olympiakos), Martín Vásquez, Miguel Pardeza y Emilio Butragueño. Como detalle anecdótico hay que señalar que Sánchez, el primer futbolista de la CONCACAF en ser fichado por el Real Madrid, –entendiendo que la Confederación se fundó como tal en 1961- se convirtió en mundialista en 1986 cuando tomó parte en el campeonato organizado en su país; y en 1990, el año que se supone hubiera sido el idóneo para sí pues andaba entonces en un inmejorable nivel, finalmente no podría jugarlo debido a la suspensión de la que fue objeto el Tri por adulterar documentos oficiales de su combinado sub20, lo cual le permitiría a Costa Rica avanzar en la serie de eliminación directa que debía asumir contra los mexicanos en la ruta a Italia 90.

Navas RM

Finalmente, el guardameta pezeteño Keylor Navas Gamboa, con un fardo de 70 partidos y 71 goles encajados en sus tres temporadas de la Liga BBVA, juegos de Copa del Rey y de la Europa League, (unos números muy buenos tomando en cuenta que los estableció con un equipo limitado como el Levante) fue presentado oficialmente hoy como jugador del Real Madrid. Su contrato lo une por los próximos seis años a uno de los mejores clubes del mundo, y si bien no es el primer arquero de la CONCACAF que se vincula al equipo por el que pasaron el Divino Zamora, Alfredo Di Estéfano, Iván Zamorano, Raúl González, Ronaldo Nazario, Zinedine Zidane, Luis Figo, David Beckham, entre muchas otras luminarias más, el costarricense se convirtió en el primer futbolista de la región que se incorpora a la famosa institución siendo mundialista antes de rubricar su firma, y ese detalle es precisamente el que hizo posible este gran honor que sentimos todos los ticos, que percibimos cómo nuestra participación en Brasil 2014 continúa dando frutos ubicando a nuestros representantes futbolísticos en lo más alto del planeta.

Comentarios

Comentarios