Islanders 1 – Atlanta 1

LOS ISLANDERS SE QUEDAN CON EL PRIMER PUESTO Y GANAN LA COPA COMISIONADO!!!!

Y bastaba simplemente un punto, y se logró, en un partido muy emotivo sobre el final.

Anuncio
¡Hazte socio de nuestro programa de mebresías! Visita nuestra página en Patreon y entérate de los beneficios.

Ya en la previa para la canal13, teleoro, había indicado que Atlanta llegaría para jugar un partido muy fuerte y físico, con la clara intención de impedir que los Islanders desarrollaran su juego.

En los primeros minutos, ambos equipos mostraron una actitud de espera, para ver lo que hacia el rival, quizás en este punto el que más evidenció su cautela fué el equipo visitante, que en ningún momento salió a presionar a los Islanders de mitad de cancha hacia adelante, cerrándoles los espacios al local que no podía encontrar algún hueco por donde atacar, así se vió que la tropa naranja tocaba el balón de una lado a otro del terreno, pero Atlanta no salía de su propio fondo, y era muy poco lo que se podía generar.

Para colmo comenzó a llover y complicó aún más el trabajo de los islanders, lo de Atlanta muy mezquino, aún a sabiendas que con el empate podían quedar fuera de los playoffs, si hoy Minnesota rescata un punto ante Montreal., pero al parecer eso no les preocupaba demasiado, y confiaban en que Montreal venciera hoy.

Y como todo equipo sin alternativas futbolísticas, impotente para plantar una idea en el terreno, se dedicó a golpear adversarios, así los de la tropa naranja fueron víctimas de la rudeza de Atlanta, ganándose 4 tarjetas amarillas, (# 20 Chevalier, # 3 Sancho, #14 Kirby y # 12 McManus) que debieron ser más y hasta alguna roja, principalmente el jugador # 12 Mc Manus quien estando amonestado le aplicó una patada en la cara a Jaegdonsigh, saltando en el aire como un experto karateca, sin embargo el juez solamente le llamó la atención.

De todas maneras los Islanders lograron llevar más peligro, y por poco logran romper la paridad, con un centro que fué conectado por Krause de cabeza y sobre la línea de gol, providencialmente rechazó el balón un defensor de Atlanta, cuando su portero estaba vencido. Esa fué la más clara de la primera parte.

En el segundo tiempo y a sabiendas que varios de sus jugadores estaban caminando por el borde de la expulsión, el técnico visitante retiró del terreno a tres de sus amonestados, Sancho, Kirby y Chevalier, pero la intención no varió en absoluto, ni el trámite del encuentro, de a poco, los Islanders se hicieron dominadores del partido, pero a los 56 minutos en una jugada aislada, se quedó la defensa de los Islanders, permitiendo que llegara un centro al punto del penal y McLauglingh de espaldas al arco ensayara una media chilena, con mucha presición colocando el balón en el ángulo inferior izquierdo de Gaudette, 1 a 0, inmerecido totalmente.

Ese gol en lugar de quitarle ímpetu a la tropa naranja, pareció despertar a toda la orquesta de los Islanders, que hasta ese momento estaban regulando fuerzas y salió rápidamente en busca del empate, a partir de allí aparecieron los naranja con todo su repertorio, con toques cruzados, velocidad en ataque, centros precisos, y todo lo que el buen fútbol puede brindar, allí quedó al descubierto la mediocridad del equipo de Atlanta, que seguía apelando al juego brusco como único medio de juego.

Por eso no fué de extrañar que se dieran una seguidilla de tiros de esquina, a favor de los Islanders, y a los 62, en uno de esos corners, en jugada preparada, tocó corto Delgado para Steele, éste lanzó un centro pasado que cabeceó Krause al medio del área, allí recibió Arrieta, que con una frialdad envidiable, esperó que el balón bajara, se aguantó una patada en la ingle, y con toque suave, previo roce en un defensor, impulsara el balón al fondo del arco de Atlanta, era el 1 a 1 merecido, y el estallido del Loubriel lo acompañó.

Y la sinfónica naranja siguió tocando, para deleite de los aficionados, y se sucederían una serie de jugadas que de no ser por la descollante actuación del portero de Atlanta, el resultado hubiese sido totalmente diferente.

Primero, le tapó un remate a Delgado, después sacó prácticamente del ángulo un tiro libre de Steele, y en la que fué quizás la más clara de todas, alcanzó a desviar apenas un remate de Arrieta para que el balón rozara el travesaño

Ya había ingresado Noel a la cancha por Jaegdonsig, y una de sus habituales escapadas, le ganó el balón al defensor de Atlanta y cuando se encaminaba al gol, fué derribado. Ley del último recurso y tarjeta roja para el # 6 Bobo.

Con un hombre menos, si Atlanta habia demostrado muy poco, ahora fué mucho menos, sin recursos, ni fortaleza anímica, prácticamente ya lo único que pedían era que se terminara el partido sin perder.

Los Islanders por su parte insistían una y otra vez, pero nuevamente Quintero, se encargaría de ahogar un par de veces más el grito de gol.

De esa forma se llegó al final, un empate que aseguró el primer puesto y la Copa Comisionado, y que hizo festejar a la gran afición que se dió cita en el Loubriel.

Conclusión: Sin ganar, los Islanders demostrarón su capacidad de reacción y en la segunda mitad dieron una clase magistral de buen fútbol.

Felicitaciones campeones!!!!

Ahora a descansar, ya que Montreal, será simplemente un trámite administrativo.

Eduardo Cantore

Islandersfc.net

Mañana el uno x uno y la previa ante Montreal

Comentarios

Comentarios

2 COMENTARIOS

  1. Mejor liga?!?

    Solo porque los Islanders le puedan ganar de “estrellazo” contra el Galaxy y porque hubo un equipo que hizo temblar al Earthquake no significa que son mejores.

    El dinero y seguimiento de la MLS es muy por delante de el de la USL.

  2. La Estructura de la USL la hace superior a la MLS, no tiene salary cap, y su torneo se asimila mas al estilo europeo que al estilo americano. Eso y su enfoque en la calidad de juego la hace superior por mas que quieran.

    No tendran $$$ pero el dinero no hace lo smejores equipos… aveces el corazon y los cojones le pueden ganar hasta el mas fiero oponente. Preguntale a la Liga que los Islanders fue el primer equipo de una liga de Estados Unidos en ganarle o empatar (lo cual hicieron ambas) con un equipo Costa Ricense.