Otra convocatoria, y otra vez que la exinternacional puertorriqueña no ha sido convocada para disputar partidos de la Selección Nacional de Fútbol femenina. ¿La razón? Pues criticar solapadamente a la Federación pues, como dije en mi anterior columna que fue descrita por algunos amigos como un «arroz con pollo mezclado con pizza y salsa de ajo», aquellas personas que se atrevan a criticar al emperador y al aprendiz serán expulsados del imperio.

¿Cual fue esa crítica que realizó Cristina Torres?

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Cristina Torres (@cristina.torres4)

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

 

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Cristina Torres (@cristina.torres4)

¿Donde están los boicots o las protestas realizadas por sus compañeras en solidaridad? Pero, con un Grupo de Interés que solo responde a los deseos e intereses de los federativos y no de los jugadores, estas son las cosas que pasan. Es fácil protestar ante el mundo entero y tomar posturas cuando no nos afectan directamente o sabemos que no habrán represalias. Sin embargo, cuando hay que tomar posturas que nos pueden doler, ahí no. Ahí es mejor quedar callados y aceptar las injusticias.

Que conste, que a Héctor «Pito» Ramos le hicieron lo mismo y ni un solo jugador protestó o salió a defenderlo.

Se despidió o se presionó a que un cuerpo técnico de la Selección Nacional femenina renunciase y nadie ni protestó ni cuestionó el porqué. ¿A quien defienden con el silencio sobre lo que realmente pasó en Uruguay? Rumores son que hubo una situación similar a lo que han estado denunciando las jugadoras de la NWSL y las jugadoras de la Selección Venezolana. Pero parece que el miedo y los intereses económicos pueden más que la integridad.

En la unión está la fuerza, pero en el miedo y el silencio solo ganan los que aparentan interesarles el fútbol femenino. Aunque la realidad es que para ellos son simplemente peones en un juego de ajedrez donde ellos controlan el tablero, las piezas, y el reloj.

Mientras no exista una unión o asociación independiente de jugadores de fútbol que pueda salir a defender los intereses de todos los jugadores irrespectivo de su género o membresía estos abusos e injusticias continuarán ocurriendo. Sin jugadores no hay fútbol; son el propósito principal del deporte, aunque parece ser que la prioridad son otros intereses económicos.

Comentarios

Comentarios

Haz click en la imagen y únete a la comunidad hoy.