Su equipo le regaló motivos para celebrar desde los primero minutos del partido, con goles a los minutos 11 y 25 que pusieron a los Islanders en ventaja de 2-0 por el primer tiempo.

Por Osman Pérez Méndez / operez@elnuevodia.com

La fanaticada naranja acudió ayer a respaldar a los Islanders en su partido contra el Tauro FC, y su equipo le regaló motivos para celebrar desde los primero minutos del partido, con goles a los minutos 11 y 25 que pusieron a los Islanders en ventaja de 2-0 por el primer tiempo.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

El Nuevo Día se acercó a conversar con el grupo de hinchas que se acomoda en uno de los sectores laterales, y que se hacen llamar Batallón S10.

“Aquí estamos, de corazón, 100 por ciento con el equipo”, dijo José Luis Arroyo, quien acudió como muchos otros, ataviado con una camiseta naranja.

Yo no falto a un juego”, dijo Arroyo sin titubear. “Y si son fuera pues los sigo por internet. Tengo dos monitores, uno para chatear con los otros fanáticos y el otro para seguir el juego”, agregó, al tiempo que agradeció a El Nuevo Día por la cobertura que está haciendo del fútbol, que aseguró lo tenía “gozando”.

En eso comenzó el partido, y tanto la fanaticada naranja como el pequeño grupo que respaldaba a los panameños se hicieron sentir con una algarabía.

Cerca de la zona S10 el escándalo era ensordecedor. Además de sus distintivos banderones, el batallón tiene todo un arsenal de instrumentos sonoros, como tambores, cornetas y los famosos cencerros que tanto consternaron a la gente del Alajuelense.

“No conozco a este equipo, pero confío mucho en los Islanders, porque ponen mucha pasión”, alcanzó a comentar Vicente Yeivo Hernández, miembro del S10 y comentarista de los partidos de la ‘Tropa Naranja’ en la USL. “Pero los veo un poco más agresivos que el Alajuelense”.

Razón tenía para confiar, porque al poco rato Petter Villegas anotó el primer gol y desató la locura. En medio del demencial festejo del Batallón S10, levantaron unas letras gigantes con la palabra GOOOOOL, y hasta este reportero levantó unas de las O, mientras la gente se regalaba abrazos y repetían: “¡Qué golazo, qué golazo!

“Y eso no es nada”, comentó uno de los miembros del S10. Ves ese porterito allí (señalando al portero rival) deja que vaya para la otra portería, espera a que conozca a Margarita” (y mostró una ruidosa sirena).

Ya tras la portería que entonces cubría Bill Gaudette, se habían instalado los miembros del Orange Ultra, otro fervoroso corillo de seguidores de los Islanders.

Un derribo a uno de los jugadores naranjas, recibió el rápido reproche de la fanaticada. A la siguiente que consideraron que no estaba siendo justo le recriminaron con fuerte lenguaje. Pero cuando anuló, por posición adelantada, un cabezazo a gol que había puesto a todos a gritar, sí que no le perdonaron y le regalaron el coro de “¡Árbitro cab….!”.

“Pero que hijo de ….”, exclamó un fanático encolerizado.

“Eso no fue fuera de juego, chuleta”, gritó otra aficionada ataviada con una camiseta del equipo.

El grupo de simpatizantes panameños intentó hacerse sentir y rápidamente fueron opacados con un fuerte “¡Booooo!”

Poco duró la molestia porque en eso Kendall Jagdeosingh remató a puerta y anotó el segundo gol. El gol del Tauro FC al minuto 57 puso de pie por un instante al grupo de seguidores canaleros. Pero la fanaticada naranja volvió a la carga con sus cencerros y sus gritos de apoyo a los Islanders.

Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorDomado el toro a domicilio
Artículo siguienteAtlético de SJ reitera no existe enemigo pequeño
Edwin Jusino
Director Ejecutivo de FutbolBoricua.net. Actualmente estudiante de Historia de las Américas en programa combinado Maestría/PhD de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto Metropolitano. Lleva más de una década cubriendo el fútbol de Puerto Rico. Actualmente está trabajando su disertación doctoral sobre el pasado presidente de la FPF, el Dr. Roberto Monroig. Hincha del Club Atlético de Madrid y de la Selección Nacional de Fútbol de Puerto Rico. Puede contactarle via twitter o Instagram en @erjusinoa