Al recuperarse de la seria lesión sufrida en el partido de la semifinal contra Rochester, el defensa de los Islanders agradece las muestras de apoyo recibidas.


Por Luis Santiago Arce / larce@elnuevodia.com

Tan pronto pisó suelo boricua, miró al cielo e hizo una petición especial: un plato de arroz con habichuelas y pollo guisado del Bebo’s BBQ en la calle Loíza.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

“Más que estar en casa, se siente bien estar vivo”, dijo Henry, defensa central de los Islanders de Puerto Rico, a El Nuevo Día al arribar al país tras pasar cerca de 48 horas recluido en el Hospital Strong Memorial de la Universidad de Rochester.

El espigado jugador trinitense sufrió una contusión cerebral y fractura en el área del párpado derecho en un choque de cabezas con el delantero de los Rhinos de Rochester, Matthew Delicate, a finales del primer juego de la semifinal de la United Soccer Leagues (USL) el pasado viernes en el Paetec Park.

Fue un momento de gran tensión.

Ambos jugadores quedaron tendidos en el suelo, ensangrentados, y el partido se detuvo por poco más de diez minutos. Henry estuvo varios segundos inconsciente y fue sacado del estadio en ambulancia.

“Es triste que eso haya ocurrido. Creo que el jugador (Delicate) pareció ir con intención de golpearme y no lo esperaba porque no soy ese tipo de jugador de contacto físico”, afirmó Henry.

El incidente ocurrió el pasado viernes. Henry estuvo hospitalizado en Rochester hasta el domingo y regresó a San Juan el pasado martes. Desde entonces, ha estado descansando y no viajó con el equipo a Vancouver, Canadá, donde mañana los Islanders disputarán el campeonato de la USL con los Whitecaps de esa ciudad.

“Me siento bien estando aquí, en casa porque es más caliente, distinto al frío de Rochester. Tampoco se sabe lo que puede pasar si hago otra viaje tan rápido”, dijo Henry, quien es natural de Trinidad y Tobago y ha sido una de las piezas claves de la campaña de ensueño de los Islanders.

El jugador agradeció el apoyo que ha recibido de sus compañeros de equipo, quienes incluso lo llamaron desde el camerino del Juan Ramón Loubriel cuando el pasado domingo eliminaron a los Rhinos y se ganaron el pase a la final de mañana.

También elogió las muestras de cariño de la fanaticada.

“Fue algo bien especial. Por eso tenía tantos deseos de volver”, concluyó Henry, quien está bajo la supervisión médica del internista José A. Curet.

Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorDesplante a ‘La Islandera’
Artículo siguienteChicos de sangre Naranja
Edwin Jusino
Director Ejecutivo de FutbolBoricua.net. Actualmente estudiante de Historia de las Américas en programa combinado Maestría/PhD de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto Metropolitano. Lleva más de una década cubriendo el fútbol de Puerto Rico. Actualmente está trabajando su disertación doctoral sobre el pasado presidente de la FPF, el Dr. Roberto Monroig. Hincha del Club Atlético de Madrid y de la Selección Nacional de Fútbol de Puerto Rico. Puede contactarle via twitter o Instagram en @erjusinoa