EL VOCERO / Angel Vázquez

Por Ezequiel Márquez
Especial para El Vocero
22 de mayo de 2009 04:00 am

Si algo dejó claro la Academia Quintana en la primera edición de la Puerto Rico Soccer League (PRSL) es que su sello de fábrica es el pundonor. La garra de sus jugadores se impuso a las limitaciones, pero no fue suficiente para alcanzar la ronda semifinal, instancia a la que no pudo optar al quedar en el quinto puesto, seis puntos detrás del Guaynabo Fluminense.

La gerencia del conjunto de Hato Rey, dispuesta a superar esa actuación, presentará un rostro renovado para la zafra del 2009. El veterano entrenador brasileño Vitor Hugo Barros retorna a su casa tras una larga ausencia con la encomienda de estructurar un plantel que física, técnica y tácticamente pueda llevar a la Academia a la cima de la PRSL.

Barros viene de conducir al campeonato de la segunda división de este novel circuito futbolístico al San Juan Sharks, onceno del que extrajo su mejor talento para combinarlo a una base de jugadores que ya militaban en Quintana y al que se le suma la figura del experimentado Raphel ‘Mime’ Ortiz, procedente del campeón Sevilla.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

“La meta es practicar un buen fútbol y hacer bien el trabajo durante los 90 minutos de juego, además de sumar los puntos que nos puedan dejar al final de la competencia entre los primeros para jugar la liguilla”, comentó el técnico.

“Hay uno que otro jugador interesante, como el caso de Mime, que fue un jugador que estuvo conmigo en los Islanders durante la primera temporada y es un jugador que tiene mucho conocimiento del fútbol puertorriqueño”, añadió.

No es un secreto que una de las posiciones que lució más vulnerable en el 2008 fue la portería. Prueba de ello fueron los 27 goles que recibió el conjunto en 14 desafíos, de los cuales ganó seis, empató uno y perdió siete.

De cara a la temporada que oficialmente arranca el sábado, Barros aseguró los servicios de Javier Moya, quien fuera cancerbero titular de Guaynabo Fluminense. Quintana podrá contar con un arquero en propiedad que puede dar confianza a sus compañeros.

Otra de las adquisiciones que a juicio del entrenador amazónico influirá positivamente en el rendimiento del equipo es la de Carlos Astondoa, mejor goleador de la segunda división y que es miembro de la Selección Nacional de Puerto Rico.

A pesar de reconocer las habilidades individuales de estos tres futbolistas, Barros subrayó que lo más destacable de la plantilla es el juego de conjunto.
“Este es un equipo que va a jugar en dirección al gol todo el tiempo, pero que no se va a descuidar en su defensa, en el que todo el mundo colabore dentro de la cancha, que a la hora de defender todos defiendan y a la hora de atacar todos pongan su granito de arena”, apuntó.

La directiva de la Academia Quintana insistirá en su material nativo, independientemente de que el resto de los equipos se han reforzado con futbolistas foráneos, partiendo de la premisa de que han podido ensamblar un plantel competitivo. No obstante no descartan la contratación de dos refuerzos, un delantero y un mediocampista, de los que no soltaron prenda.

“La mayor labor de nosotros como cuerpo técnico, es tratar de hacer un equipo compacto en todas sus líneas y un equipo que pueda desenvolverse en el terreno de juego con mucha facilidad, con mucha comunicación, para poder sacar ventaja”, puntualizó Barros.

Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorInyección millonaria de la FIFA
Artículo siguienteRueda la pelota
Edwin Jusino
Director Ejecutivo de FutbolBoricua.net. Actualmente estudiante de Historia de las Américas en programa combinado Maestría/PhD de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto Metropolitano. Lleva más de una década cubriendo el fútbol de Puerto Rico. Actualmente está trabajando su disertación doctoral sobre el pasado presidente de la FPF, el Dr. Roberto Monroig. Hincha del Club Atlético de Madrid y de la Selección Nacional de Fútbol de Puerto Rico. Puede contactarle via twitter o Instagram en @erjusinoa