Domingo 16 de octubre de 2011
Edwin R. Jusino |Desde la Tribuna

Tal vez la primera vez que, estando en pre-clasificados para las semifinales, los Puerto Rico Islanders son eliminados por un equipo “inferior” en la tabla de clasificación. También es la primera vez que los Puerto Rico Islanders no clasifican a la fase de grupos de la Liga de Campeones.

Foto: Pasión Naranja

El 2011 fue la temporada que la gerencia de los Islanders trabajó para lograr repetir, no tan solo el campeonato del Caribe, sino también disputar la final de la Liga de Campeones del 2012, y repetir el campeonato de la segunda división de la Federación de los Estados Unidos. De los 3 objetivos solo se consiguió uno.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

Siendo objetivo en el análisis que se plantea, Clarke no ostenta toda la culpa. El no tiene la culpa de que, por ejemplo, Beatie se lesionara en la pre-temporada, ni que esta temporada fuese en la que más se afectase por lesiones y convocatorias a los diferentes equipos nacionales. Pero, Clarke si es el responsable directo de las malas decisiones estratégicas, y de un estilo de juego, que aunque varió mucho esta temporada, donde se pudo observar más un juego de toque, no es el mismo estilo que podemos ver en la Selección de Puerto Rico bajo el mando de Campos. Este es el responsable principal de que esta temporada la gerencia viera una merma de asistencias al estadio.

Los Islanders, a pesar de sus diferentes logros, no tienen un estilo llamativo que llame la atención de la afición. Claro, en sus primeros años, Clarke logró transformar y profesionalizar el club. Los Islanders en el 2006, ni soñaban lograr lo que lograron luego del 2007 bajo el mando de Clarke. Pero luego de  cinco años, el elemento sorpresa deja de estar a tu favor; Clarke nunca ha cambiado su esquema táctico, por ende ya los otros técnicos saben de qué manera sacarle ventaja.

El planteamiento de Clarke por la mayoría de sus cinco años ha sido 4-4-1-1 con algunas variantes, pero en general ha jugado con un delantero único. Todo proceso tiene su final, y con las noticias de que Clarke se ha interesado en dirigir la Selección Nacional de Irlanda del Norte, puede ser augurios de que su tiempo en los Puerto Rico Islanders ya ha concluido.

La realidad… el club necesita desesperadamente re-inventarse. Los Islanders han visto una empinada caída en apoyo al club, porque la gente ha dejado de identificarse con el club. El ahora ex Gerente General, Eduardo Carvacho, intentó e hizo muchas mejoras en el ámbito administrativo, y de haberse quedado por más tiempo, en mi opinión, hubiera mejorado aun más ese ámbito.

Los Islanders, si desean continuar como una franquicia, tienen que contratar un Director Técnico de alta calidad, y renombre, que puede atraer a jugadores de mejor calibre. Jugadores como, Marco Vélez, Peter Villegas, Noah Delgado, Alexis Rivera, aunque muy queridos, ya están entrando en tiempo de retiro próximo. Aunque, a todos les quedan algunos años por delante, los Islanders necesitan rejuvenecer su plantilla, apostar a un proceso nuevo, con un técnico nuevo que atraiga, no solo jugadores del Caribe, sino de Latinoamérica. Puerto Rico tiene muy buenos prospectos, pero tampoco deberían todos ir a los Islanders, pues mientras más exportemos a otros equipos mejor será para la Selección y para los Islanders. 

Comentarios

Comentarios

1 COMENTARIO

  1. Estoy de acuerdo con el estilo de Colin Clarke no siendo muy atractivo para los fanaticos, pero da resultados. Me gustaria ver mas locales en el equipo. Andres Cabrero es mejor que mitad de los Islanders, pero no juega bien al estilo de Colin Clarke aparentemente. Pero nadie ha logrado en PR lo que Colin Clarke ha logrado como dirigente, eso esta claro. Su legado ya esta cementado aunque se vaya a dirigir a Irlanda del Norte. Para mi sigue siendo el mejor dirigente que los Islanders pueden tener si lo que quieren es ganar partidos. Campos favorece mas al jugador local y un estilo mas boricua, pero Clarke esta probado en PR y los Islanders siempre van a depender de mucho extranjero de todos modos.