Martes 12 de mayo de 2015
Edwin R. Jusino | Desde la Tribuna

Ya es tiempo que dejemos de compararnos con ligas europeas y sudamericanas, y empezemos a mirar hacia el este y el oeste de Puerto Rico. Y hasta adentro de nuestra propia isla.

Entiendo que seamos amantes de clubes como el Real Madrid (aunque no comprenda quien desea ser vikingo), Barcelona, Chelsea, Manchester United, Bayern Munich y otro sin número de clubes del viejo continente. Puedo entender que sean hinchas de River Plate, Independiente, Colo-Colo, Boca Juniors, Central y otros. Lo que no puedo entender es que insistamos en compararnos con clubes cuya historia, y trayectoria son ajenas a nuestra realidad.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información

Estamos en una crisis de estancamiento. Puedo describir a nuestro fútbol como dos adolescentes compitiendo por quién tiene mas masculinidad que el otro. Es como si el fútbol de Puerto Rico hubiera comenzado en el 2004 con los Islanders. Por más que lo intenten no hay manera de llenar el espacio que dejaron los Islanders con un solo club. De hecho, ¿debemos volver a contemplar el modelo Islanders? Es algo que debemos considerar y estudiar.

Los detractores se quejan de nuestro fútbol. Primero se quejan de que la mayoría de nuestra Selección juega fuera de Puerto Rico (irónico pero bueno), pero si les preguntas si están dispuestos a pagar mínimo de $5.00 para entrar a ver un partido de algún equipo superior dicen que no. Fueron los Islanders y no estaban dispuestos a pagar $10.00. Ah pero para un jueguito de BSN si lo están. ¿Por qué? No es la economía, por que según el BSN, unas 100,000 personas asisitieron a los primeros 36 juegos del BSN en el año 2013, o un promedio de 2,700 fanáticos por partido. Para ese mismo año, sobre pasaron la cifra de 700,000 fanáticos pagando.

Una suposición de que todos esos 700,000 pagaron solo $10 dólares estamos hablando de que mínimo los equipos del BSN en colectivo recaudaron $7 millones.

El deporte en Puerto Rico es rentable. ¿Por qué el fútbol no ha logrado superar esas cifras? 9,000 fanáticos pagando por ver la Selección no es lo suficiente, y aunque es un logro sustancial, es la excepción a la norma.

Puerto Rico nunca ha tenido una Liga Superior Masculina estable a largo plazo. Por diversas razones siempre se cae una y crean otra para re-emplazarla. Nuestro fútbol es como una cesta de cangrejos. Si uno trata de lograr salir del ciclo vicioso, los demás lo halan para atrás para que no salga de la cesta.

Desde la Liga Insular de Fútbol de principios de siglo XX, hasta las Puerto Rico Soccer League y Liga Nacional, nunca se le ha dado continuidad a los proyectos. Es una actitud derrotista donde si no logro imponerme me llevo el bate y la bola.

La República Dominicana está teniendo éxito, a pesar del financiamiento de la FIFA. Trinidad y Tobago tiene su liga profesional y es 5 vecez más pequeña que Puerto Rico. La clave está en que le han dado continuidad a sus proyectos. Antes del lanzamiento de la Liga Profesional Banco Popular en Santo Domingo por muchos años operó la Liga Mayor de fútbol, desde el 1970 y con algunas interupciones en algunos años.

Por el contrario, la TT Digicel Pro League opera desde el 1998 como una liga mancomunada; o sea, los clubes son los accionistas y los que corren dicha liga. Trinidad tiene la décima mejor liga de la CONCACAF, según la Federación Internacional de la Historia y Estadísticas del Fútbol (IFFHS por sus siglas en inglés).

Solo dos ejemplos, que a pesar de ir por distintos caminos, tienen algo en común, la consistencia, la continuidad. Tal vez es tiempo de apostar por trabajar por fortalecer la Puerto Rico Soccer League, llevándola al lugar que ostentaba en el 2008 y 2009. Tal vez es tiempo que todos los bandos dejen de actuar como cangrejos. Y tal vez es hora de dejar de menospreciar nuestros clubes, nuestro producto, por que es Hecho en Puerto Rico y hay que tenerle amor y orgullo. Hay que volver a creer que Puerto Rico lo hace mejor.

A la larga una liga profesional competitiva y económicamente estable solo significará una mejor Selección Nacional.

Comentarios

Comentarios