La hora cero

Mauricio Ymay/exonline.com.mx

Cómo no estar preocupado si uno se da cuenta de que el futbol mexicano está hundido en la crisis más severa de su historia. El pobre nivel de nuestra liga, los fracasos recientes de las selecciones juveniles, el estado actual de la mayor, la desastrosa participación de los equipos mexicanos en los torneos internacionales y el trabajo muy vago de directivos sin autoridad nos indica en dónde estamos parados hoy en día.

A mí, por más que me quieran hacer entender que nuestro torneo es competitivo en vez de mediocre, no lo entiendo y no sólo porque un equipo chico le pueda ganar con facilidad a uno grande, sino porque el grande se la pasa buena parte del torneo manejando los resultados, pues al fin y al cabo saben que existe benevolencia en la tabla para acceder a una liguilla. El chico, con muy poco, aspira a lo mismo, pues al final existe una famosa porcentual que termina salvando a muchos del descenso. De 18 equipos, ocho terminan en una fase final. ¿Qué tiene esto de competitivo? Nada.

Además de lo explicado, existen también dirigentes y promotores que sólo buscan hacer negocio, afectando al final un espectáculo que se ha perdido en una liga que algún día estuvo, quizá, dentro de las cinco mejores del mundo.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

Más allá de que si hay o no espectáculo en lo que vemos cada ocho días en nuestro país, los fracasos más recientes de selecciones juveniles nos comprueba una vez más que abajo no se logra trabajar de una manera aceptable y eso es por demás triste, pues es el origen de muchos problemas.

A nivel internacional, aquellos tiempos cuando Cruz Azul se paraba con autoridad en Argentina para jugarle al tú por tú a Boca Juniors, o Chivas eliminaba apabullantemente a un River Plate muy sólido, ha quedado muy, pero muy lejos.

Hoy, de tres espacios que había para mexicanos en Copa Libertadores sólo quedan dos y uno de ellos está prácticamente muerto, pero eso no es todo, pues ahora resulta que a La Máquina le cuesta trabajo ganarle a un equipo puertorriqueño. Imagínese usted, ¡ahora hasta la Concachampions se nos complica!

Y que no me quieran vender al Islanders de Puerto Rico como si fuera el Manchester United, porque si bien es cierto que el equipo caribeño juega muy bien al futbol, el nivel sigue siendo muy inferior al que supuestamente nosotros tenemos.

Tampoco podemos encontrar la excusa por pensar que se nos complica jugar en el extranjero, porque si perdemos en Puerto Rico entonces sí estamos fritos.

Y bueno, todas estas carencias de la liga en general y las penosas presentaciones de nuestros equipos fuera de nuestro país encuentran reflejo en una selección que hoy increíblemente nos tiene con el rosario en una mano y la calculadora en la otra haciendo cuentas para ver cuánto se necesita para estar en Sudáfrica 2010.

Muchos piensan en llegar a ese famoso quinto partido en una Copa del Mundo, pero creo que hoy, en vez de pensar en eso, primero deberíamos preocuparnos por mejorar todos los aspectos para entonces pensar por lo menos en calificar.

Estamos a un año y tres meses de la Copa del Mundo y México vive el momento más dramático a nivel futbolístico de su historia.

Qué preocupante capítulo.

Comentarios

Comentarios