Venció a Boca Albergue en la final 2 a 1 y se quedó con la copa T-Mobile

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

En la tarde del sábado, se desarrolló en el estadio Paquito Montaner de Ponce, la jornada final de la 1era Copa femenina T-Mobile, con una concurrida asistencia.

A primera hora, las Capitals se adjudicaron el 3er puesto de la competencia, al no presentarse su rival, Jerezanas.

Parte del plantel de las Capitals

Lógicamente todas las espectativas estuvieron puestas entonces, en el partido final entre Boca Albergue y Guayama FC, para dirimir cuál de estos equipos se quedaría con la Copa.

La final:

Como todo encuentro desicivo, los nervios y la ansiedad fueron parte del espectáculo, tanto dentro del terreno de juego, como en las gradas.

Por ello los primeros minutos se caracterizaron por las impresiciones de ambos conjuntos, con llegadas y oportunidades para los dos equipos.

Recién pasado el primer cuarto de hora del segundo tiempo, el conjunto de Guayama pareció más peligroso que su rival, y en una jugada controversial, llegaría la primera emoción del partido.

Un balón enviado en profundidad, obligó a la portera de Boca a salir de su arco apresuradamente y a destiempo, arrojándose al piso, pero fué superada por el balón, mientras que la delantera de Guayama intentaba buscar el mismo, cayó en el área, el árbitro no dudó y sancionó penal. Para nosotros correctamente sancionado, a pesar de la protesta de las jugadoras de Boca. La jugadora de Guayama no desaprovechó la ocasión y puso el marcador 1 a 0.

Los minutos siguientes fueron emotivos y de mucha tensión, Boca salió con todo a buscar la igualdad, mientras que Guayama esperaba la oportunidad de acertar un contragolpe que ampliara las diferencias.

Y fué el equipo en ventaja quien haría mejor las cosas y lograría su objetivo.

En un rápido contragolpe, desbordó la marcadora lateral derecha de Guayama y envió un centro rasante al área que encontró a una de sus compañeras perfectamente habilitada para lograr la segunda conquista.

La reacción de Boca, no se hizo esperar, ya que casi inmediatamente, con un remate de media distancia muy potente, hicieron estrellar el balón en el parante vertical izquierdo de la portera de Guayama, y el rebote dió en la parte posterior de la cabeza de la arquera, con tan mala fortuna que la pelota se introdujo en el arco.

El equipo de Boca, con más empuje y corazón, pero con poco orden, salió a buscar la igualdad a como diera lugar, por su parte Guayama, se organizó firme en defensa y aguantó hasta el final del partido, no sin antes pasar por un par de sobresaltos que podrían haber cambiado la historia.

Fotos: Jeannette Quiñones / Eduardo Cantore

futbolpuertorico.com

Comentarios

Comentarios