Miércoles 11 de enero de 2012
Edwin R. Jusino | Desde la Tribuna

Las chicas de la sub20 fueron derrotadas hoy 1-0 ante Guyana, la aparente selección más débil del grupo que disputaban el pase a la ronda final de la eliminatoria mundialista de CONCACAF. Las locales cubanas continuarán a la fase final, mientras que Puerto Rico hubiera podido continuar a la próxima fase de haberle ganado a Guyana como el mejor segundo lugar de la fase eliminatoria.

Puerto Rico logró ganarle a Trinidad y Tobago 2-1, y empatar 1-1 con Cuba, dos selecciones a las que nunca habían podido  ganarles o sacarles un buen resultado.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

La labor de excelencia del técnico costarricense Jeaustin Campos ha dado mucho de qué hablar. Comparado con Colin Clarke, Campos ha hecho mucho con recursos limitados. Especialmente en la rama femenina, donde Puerto Rico no cuenta con infraestructura a nivel de ligas de alto rendimiento para las féminas. No podemos considerar la Liga Mayor Femenina de Fútbol como una liga de alto rendimiento ni mucho menos profesional. Tampoco podemos hablar de fútbol femenino a nivel colegial en Puerto Rico pues la Liga Atlética Interuniversitaria de Puerto Rico e Islas Vírgenes no cuenta con un torneo competitivo de alto rendimiento.

Definitivamente Campos ha hecho limonada con limones, y la persona a quién hay que aplaudir es al Sr. Eric Labrador, quien fue el que gestionó la firma del ex técnico del Deportivo Saprissa. Claro está, sin olvidarnos del grupo de trabajo con el que cuenta Campos. Sin Castro o Collazo, quienes conocen el talento local, Campos no hubiera cosechado los triunfos que ha hecho. Con una Selección mayormente de jugadoras de clubes locales.

Es el momento de empezar a contemplar un proyecto profesional para que las chicas tengan la esperanza de continuar adelante en el deporte. Sea un equipo en la W-USL o una liga profesional femenina, las futbolistas puertorriqueñas necesitan, y merecen, las mismas  condiciones, alternativas y recursos que se le ofrecen a sus contrapartes masculinos en Puerto Rico.

Comentarios

Comentarios