En la jornada 32 tuvimos una antesala a la final de la Champions League en Wembley, cuando se cruzaban el Bayern Munich y el Borussia Dortmund y les digo si en Wembley será igual, tendremos tierra de nadie en Inglaterra. Tanto Dortmund como Bayer salieron a comerse el partido olvidándose de la diferencia de puntos que hay entre ambos (como tiene que ser). Jupp Heynckes repitió con solo cuatro jugadores que empezaron ante el Barça esta pasada semana y fueron el meta Manuel Neuer, los centrales Jerome Boateng y Daniel Van Buyten, y David Alaba. Jürgen Klopp del once respecto al partido contra el Real Madrid sentó a Mata Hummels, y los centro campistas Marcos Reus y Mario Götze (lesionado).

El partido comenzó con un Dortmund agresivo dispuesto a comerse al Bayern desde el primer minuto, los bávaros lo intentaban en jugadas colectivas pero el medio campo y defensas del conjunto de Klopp estaban atentos a cualquier ocasión de los muniqueses. 
El Dortmund ya avisaba jugadas tras jugada con una defensa que demostró debilidad en los contraataques rápidos del Dortmund y al minuto 11, Kuba Grobkreutz anotó un golazo a la esquadra de Neuer a pase de Marcos Reus, el antiguo Westfalenstadion se quería caer, Borussia Dortmund 1-0 Bayer Munich.
Tras el gol el Bayer despertó y tuvo una que otra oportunidad para anotar el empate, hasta que Mario Gomez al minuto 23, igualó el partido con buen remate de cabeza (especialidad de la casa) tras pase de Xherdan Shaqiri, Weindenfeller no pudo hacer nada solo observar el trayecto del balón que pasaba a la esquadra.

Los dos conjuntos pudieron poner a sus equipos al frente pero Neuer le paró un jugadon al polaco Roberto Lewandowski ( madre mía que golazo iba ser) y Mario Gomez también tuvo otra oportunidad pero el gran Weindenfeller la paró.
Hasta entonces el partido transcurrió sin más apuros. Pero poco a poco se fue calentando el partido, el arbitro Peter Gagelmann pitó penal a favor del Dortmund (muy discutido por el Bayern) y quién mas lo iba a lanzar que el hombre «Four Goals» Roberto Lewandowski pero Manuel Neuer saldría de villano para el polaco decifrandole el tiro. Pero esto no era todo, al minuto 60 de juego, un pequeño «roce» entre Kuba y Rafinha ( que dio un codazo en la cara al polaco cuando disputaban un balón) acabó con doble amarilla para Rafinha.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.
El encontronazo grande se produciría cuando Klopp vio un mal gesto de Rafinha a uno de sus jugadores y saltó del banquillo. Matthias Sammer, ayudante de Heynckes, le mandó a sentarse y ambos se encararon en la zona técnica. Desde ese momento, las protestas y los piques se fueron agrandando. Lewandowski con Boateng (posible penalti sobre el polaco posterior a un forcejeo entre ambos) que también se encararon. Otro fue el de Müller y Santa na (por otra pena máxima que reclamaba el bayern).
Con el pitido final de Gagelmann toda la tensión entre ambos cesó.

¡ Que final de Champions tendremos damas y caballeros !

Bayern Leverkusen se aseguró ayer un puesto en la próxima edición de la Champions al vencer en su visita al Nürberg en Baviera por 2-0.
El Leverkusen venció a un aguerrido Nürberg numero 13 en la tabla de posiciones, con goles de Oemer Toprak (26′) a la salida de un córner y otro de Stefan Kiebling que anotó su tanto número 23 igualando a Lewandowski en la tabla de goleadores. En el minuto 81, pudo sobrepasarlo pero cedió el tiro a Sidney Sal que estrelló el balón al palo.

En otros resultados:
Schalke 04 1-0 Borussia M’Gladbach 
Friburg 2-0 Ausburg 
Eintracht 3-1 Fortuna Düsseldorf
Greüther Fürth 2-0 Stuttgart
Werder Bremen 2-2 Hoffenheim
Hannover 96 2-2 Mainz 05
Wolfsburg 1-1 Hamburg

Comentarios

Comentarios