Necesitan un triunfo en Minnesota para detener la sequía

Solo. Cristian Arrieta, de los Islanders, anotó el único gol de su onceno en su último revés ante los Aztex en Austin.

Por Osman Pérez Méndez / operez@elnuevodia.com
endi.com

Los Islanders de Puerto Rico tienen que salir esta tarde a ganar en Minnesota, porque cualquier otro resultado empezaría a complicarles una temporada que va tomando un sabor amargo, especialmente luego de la derrota del viernes ante Austin.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

Ese fue el segundo revés consecutivo de la ‘Tropa Naranja’ y tercero de la aún joven temporada de la Primera División de la United Soccer Leagues (USL-1).

Los Islanders apenas sumaron un punto en dos partidos jugados en el Juan Ramón Loubriel bayamonés ante Portland, tras empatar 1-1 y caer 1-2. Y el viernes en la noche cayeron nuevamente, 3-1 ante la debutante franquicia de los Aztex, ante la que ya habían registrado un empate 1-1 en la cuarta fecha.

Hoy los naranjas enfrentan al sotanero Thunder, único equipo que todavía no ha ganado en la temporada.

Un triunfo, daría un respiro a la ‘Tropa Naranja’, que apenas ha podido sumar nueve puntos en ocho partidos de los 24 posibles (2 victorias, 3 empates, 3 derrotas), pese a haber disputado cinco juegos en su cancha.

Un empate, aumentaría el nivel de preocupación y dejaría al equipo con un saldo negativo de dos goles en contra (ahora suman 9 a favor y 11 en contra) y apenas otro punto cuando van camino a consumir su primer tercio de la campaña.

Una derrota, los separaría demasiado del grupo de líderes y definitivamente subiría el nivel de alarma.

Para colmo, la suerte que había estado acompañando a los Islanders en el 2008 parece haberse esfumado. En Austin, los naranjas estrellaron tres balones contra los palos.

Los cambios de uniforme, que también le dieron suerte en 2008, tampoco le funcionaron cuando vistieron de azul ante los Aztex, en lugar de su tradicional naranja.

Esta tarde, la ‘Tropa Naranja’ necesita reencontrar su rumbo y sacudirse la macacoa que le ha caído encima.

Comentarios

Comentarios