Jamaica forward Giles Barnes (9) celebrates his goal against Haiti during the first half of a CONCACAF Gold Cup soccer quarterfinal match, Saturday, July 18, 2015, in Baltimore. (AP Photo/Nick Wass) | Archivo FBNET
Jueves 27 de julio de 2017
Edwin R. Jusino | Desde la Tribuna

Anoche tuve la oportunidad de ver la gran final de la Copa de Oro 2017 entre el eventual campeón, Estados Unidos, y la sorpresa del torneo, Jamaica. Aunque llamar a Jamaica sorpresa debe ser algo que, despues de anoche, se debe dejar en el pasado. Jamaica perdió 2-1 con un golazo de Morris en los últimos minutos del encuentro, pero la derrota no le quita que la historia pudo ser completamente distinta.

Una isla de unos casi 3 millones de personas (2,950 millones), con una densidad de 268 personas por kilómetro cuadrado, un Producto Interno Bruto per capita de $8,991 y total de $25,437 mil millones, le ganó 1-0 a Mexico, y luego estuvo a punto de repetir su hazaña de la pasada Copa de Oro, donde le ganó a los Estados Unidos.

En comparación, Puerto Rico tiene 3.4 millones de personas (3,411,307), una densidad de 375 personas por kilómetro cuadrado, un Producto Interno per capita de $35,024 y total de $125,861 mil millones.

Al último “ranking” FIFA del pasado 1 de junio de 2017, Jamaica está en la 4ta posición de la Unión Caribeña de Fútbol (CFU por sus siglas en inglés) mientras que Puerto Rico estaba en la 8va posición. Según la última actualización del listado de la FIFA, en CONCACAF Jamaica está 8va (76 a nivel mundial), mientras que Puerto Rico está 17 (172 a nivel mundial).

¿Cual ha sido la clave del éxito jamaiquino que Puerto Rico no ha podido descifrar? Según el columnista del Jamaica Gleaner, Al Miller, la clave lo fue el liderato visionario del fenecido presidente de la Federación Jamaiquina de Fútbol, Horrace Burrel.

“Burrell was a leader with conviction; he knew what he wanted, where he was going, and he invited us to come along and move towards it. His approach was, if you coming with me, come! If you not coming, get off the bus and don’t hold me up! If the system didn’t have the money he used his own or got it from others. He negotiated, as necessary, to get the deal to accomplish the purpose. He never accepted “can’t”. He used to say, “ Rev, we are going to do it! With everybody’s help and prayer, we will make it.””

Miller enfatiza en su escrito el Método Burrel, donde su visión y compromiso con el fútbol fueron claves para sacar adelante al deporte rey en Jamaica. El Método Burrel delineó una visión clara del fútbol, contestando las preguntas ¿a donde queremos llegar? ¿cuales son los pasos o metas a corto plazo que se deben tomar para llegar allí? ¿quien es el o la líder mejor capacitada para llevarnos hacia allí? La organización jamaiquina no tenía un solo líder, sino que tenía muchos líderes con una sola visión de hacia donde querían llegar.

Es precisamente eso lo que Puerto Rico no tiene; un líder con visión de hacia donde queremos llegar y cómo lograrlo. Bueno, han surgido candidatos pero la politiquería que se refleja en la sociedad y cultura puertorriqueña se ha reflejado en las decisiones y actuaciones de los electores y los líderes que han escogido.

¿Cuando fue la última vez que se postuló crear un plan de desarollo a futuro con metas alcanzables? Los intereses particulares de la actual administración federativa les dificulta sentarse a dialogar y crear un plan de a futuro que permite a la Federación Puertorriqueña de Fútbol (FPF) a seguir. Se contratan y se despiden técnicos sin un plan trazado; igualmente se escogen jugadores y jugadoras a representar a Puerto Rico sin tener un estilo de juego delineado.

Se convocan selecciones infantiles sin un plan de trabajo a largo plazo, solo para cumplir con FIFA y poder seguir recibiendo dinero. ¿Dinero para que? ¿En que se usa el dinero y como se invierte en nuestra juventud? No hay claridad en las finánzas federativas y de esta forma se ven los resultados de la no transparencia en la cancha.

via GIPHY

Mientras Puerto Rico es como una gallina sin cabeza, vecinos caribeños como Jamaica, República Dominicana y Curazao se nos van adelantando en la región.

En este reportaje de KICK, vemos cómo Jamaica trabaja con su programa de selecciones nacionales y que, a diferencia de Jamaica, Puerto Rico tiene mejor infraestructura que la isla del reggae. Nada que envidiarles.

A un año de que se realize la próxima elección federativa, es tiempo de que se debata ¿realmente queremos seguir sin rumbo y sin dirección como una gallina sin cabeza o un barco a la deriva?

Para mi las metas deben ser a corto, mediano y largo plazo. La meta a largo plazo debe ser clasificar Mundial 2026. La meta a corto plazo debe ser empezar a ganarle a selecciones como Trinidad y Tobago, Jamaica, Haití, Curazao y República Dominicana a menudo. La meta a mediano plazo debe ser clasificar a una final de Copa del Caribe y por consiguiente a una Copa de Oro. Esa debe ser nuestra meta. El fútbol no debe ser fútbol por jugar fútbol. Debemos ser ambiciosos, aspirar a más. No solo soñar, sino que realizar un plan que nos ayude a llegar a cumplir el sueño.

Demás está decir que nunca le hemos ganado a Jamaica a nivel superior en eliminatorias mundialistas ni amistosos.

Pero sobre todo, hay que despolitizar el programa de selecciones nacionales. Contratar personal administrativo competente y con experiencia que no tengan que responder a los vaivenes de políticos del fútbol.

Comentarios

Comentarios

¡Haz click aquí para más información sobre como MMM puede ayudarte a ti o un miembro de tu familia!