Domingo 6 de Octubre de 2009
Por Edwin R. Jusino/ futbolboricua.net

Fueron 90 minutos de agonía, desde el minuto 3 que Bryers hizo un gol de camerino hasta el gol final del cubano-canadiense Eduardo Sebrango para sepultar a los Naranjas en su propio cementerio. El penal adquirido por el descuento de Hansen hizo soñar a la fanaticada con otro alajuelazo, pero ese recuerdo no volvería a dar frutos, y el maleficio del Impact seria roto en las tierras caribeñas.

Así los Islanders fallan por 3era vez vuelven a desperdiciar sus oportunidades a un campeonato. Hay que darle sus merito al equipo canadiense, que supo dominar el partido los 90 minutos de juego y logro descontar en los últimos minutos de juego para sentenciar la serie 4-2. Los Islanders lucieron desmotivados en todo el encuentro, y su dirigente sin más ninguna táctica que pudiera ayudarle. En fin el General quedo impactado por los canadienses, quienes le negaron por 3er año consecutivo un campeonato.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

Colín Clarke desprecio el campeonato regional del Caribe, desperdicio las oportunidades para optar nuevamente a las fases eliminatorias de la CONCACAF y buscar el cetro más importante de la región, y nuevamente, los Islanders por 6to año consecutivo fallan en conseguir el cetro de la 1era división de la USL. ¿Cómo es posible que el equipo más ofensivo de la USL, con jugadores como Fabrice Noel, Kendall Jagdeosingh, Jonathan Steele, Noah Delgado, y Nicolás Addlery siempre salga a jugar al balonazo y a la ultra defensa? ¿Cómo es posible que el goleador del equipo sea el defensa del año? Si la gerencia del club no actúa, el club se quedara sin hinchas para la temporada 2010, se la liga que sea que jueguen los Islanders (USL, TOA, PRSL).

Clarke no tiene que ser despedido, simplemente reasignado a que se enfoque en la academia o que renuncie por completo. Pero Colín Clarke no puede seguir al mando de la Tropa Naranja. El nivel de prestigio que ha adquirido este club demanda que sean campeones. No hay marcha atrás, Clarke tiene que renunciar o estaremos poniendo en jaque el desarrollo del futbol puertorriqueño. Para la temporada 2010 posiblemente no haya ni un solo jugador nacido y formado en Puerto Rico. Alexis Rivera está considerando el retiro, Marco Vélez es inseguro, y ya Andrés Cabrero recogió sus maletas.

Clarke ha caído de gracia con la Federación, los hinchas, y ciertos sectores de la gerencia. La inhabilidad de Clarke de ganar campeonatos requiere que entregue las llaves del equipo a un director técnico con las agallas de jugar, no para ganar juegos, sino para ganar campeonatos.

Comentarios

Comentarios