sábado, 15 de agosto de 2009
Esteban Pagán Rivera / Primera Hora

En su primera práctica como miembro de los Islanders de Puerto Rico desde el 2007, Marco Vélez actuaba como si nunca se hubiera ido.

Compartía y bromeaba con algunos de sus viejos compañeros, así como con las caras nuevas, con las que nunca jugó en la Tropa Naranja.

Ayer, tras confirmarse esta semana su incorporación al equipo, el defensa boricua se unió a la plantilla de los Islanders luego de ser dejado en libertad el pasado miércoles por el Toronto FC de la Major League Soccer (MLS). Vélez no podía ocultar su felicidad de estar de vuelta en la Isla, pero se encontró con un equipo mucho más maduro y completo que el que dejó en el 2007.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

“Ahora hay mucha competencia, hay gente en el banco que puede entrar y hacer el trabajo. Es un equipo que está haciendo cosas grandes y está bien motivado, así que estoy bien contento de estar aquí y de formar parte de este equipo ganador”, dijo Vélez a Primera Hora después del entrenamiento.

El carolinense, de 29 años, no mostró pesar alguno por abandonar la MLS, y aseguró que regresar a la Tropa Naranja es la mejor movida para su carrera.

“Toronto no me tenía en los planes. Seguían trayendo defensas, y en verdad, no contaban conmigo. Estoy en un punto de mi vida que necesito jugar y no estar en el banco”, explicó.

Vélez empezó 22 partidos con el TFC la pasada temporada, pero vio como su tiempo de juego se redujo considerablemente este año tras la llegada de Chris Cummins a la dirección técnica. Cummins sustituyó a John Carver, quien renunció a inicios de la actual temporada.

“Por alguna razón, (Cummins) perdió confianza en mí. Nunca me explicó por qué, yo seguía trabajando duro en las prácticas. Cuando un ‘profe’ tiene su favorito, no importa cuán bien te desempeñes”, comentó Vélez.

Por su parte, sus compañeros se mostraron confiados en que Vélez no tendrá problemas de acoplamiento, especialmente en el lado defensivo.

“Bill (Gaudette), Cristian (Arrieta), Nigel (Henry), Scott (Jones) y yo nos conocemos muy bien, e incorporar a Marco no va a ser difícil. Es un gran profesional y él va a hacer lo que sea necesario para estar listo”, sostuvo el defensa central, John Krause.

Y es precisamente la defensa de la Tropa Naranja lo que ha mostrado ser el punto más fuerte del club. Encabezados por el portero Bill Gaudette, los Islanders acumulan blanqueadas en ocho de sus últimos nueve partidos. Sin embargo, el guardametas naranja fue el primero en asegurar que la llegada de Vélez no afectará la química.

“Lo vi en la pretemporada cuando estuvo con nosotros y en Toronto compartimos un poco. Además, lo he visto en televisión, así que sé qué tipo de talento es y lo que puede traer al equipo. Estamos emocionados de tenerlo aquí, había escuchado de los rumores, pero finalmente tenerlo aquí y verlo uniformado es emocionante”, aseguró Gaudette, quien bromeó en varias ocasiones con el boricua.

Tres puntos o nada

Los Islanders recibirán esta noche (8:00 p.m.) al Impact de Montreal, y saben que los tres puntos son obligatorios.

Al momento, los naranja ocupan la cuarta posición en el standing con 38 puntos, siete tantos atrás de los líderes, los Timbers de Portland, quienes ya suman 21 partidos sin perder, una marca de liga.

“Portland está en una racha increíble, y creemos que necesitamos irnos invictos el resto de la temporada. Ésa es nuestra meta. Así que mañana (hoy) tenemos que ir por los tres puntos”, dijo el técnico de los Islanders, Colin Clarke, quien se mostró encantando con lo que mostró Vélez en su primer entrenamiento.

“Siempre ha sido bueno tenerlo alrededor de los jugadores, es una persona bien positiva y siempre da el 100% todos los días en los entrenamientos, y eso es una buena actitud para tener en el equipo. Es un gran líder y eso es lo que espero de él”, expresó Clarke.

La práctica de ayer fue la última en suelo boricua hasta mediados de la semana que viene, ya que el domingo los Islanders viajarán a Columbus, donde enfrentarán al Crew, campeón defensor de la MLS, en el primer partido de la fase grupal de la Liga de Campeones de la Concacaf.

Comentarios

Comentarios