Los Islanders ganaron el último partido ante los Rhinos de Rochester, 2-0, el pasado 6 de septiembre en Bayamón. Arriba, el cocapitán de los Islanders, Noah Delgado (izq.), lucha el balón con el defensa de Rochester, Tim Velten. (Archivo)

lunes, 21 de septiembre de 2009
Esteban Pagán Rivera / Primera Hora

El camino a la final de la United Soccer Leagues (USL) tendrá un primer escollo bien conocido para los Islanders de Puerto Rico.

Tras la victoria del pasado sábado sobre el Miami FC por marcador de 3-1, para cerrar la temporada regular de la USL, el club boricua aseguró la tercera posición en la tabla de posiciones y, de una vez, una cita con los Rhinos de Rochester en la primera ronda de la postemporada.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

La serie será una revancha de la semifinal del año pasado, una memorable serie ganada por la Tropa Naranja que terminó con un marcador agregado de 3-2.

Sin embargo, los Rhinos no son la única preocupación en la mente del director técnico Colin Clarke. En medio de la tan importante serie ante los Rhinos está la cuarta jornada de la Liga de Campeones de la Concacaf, mañana ante el Saprissa de Costa Rica. Pero con tan sólo un punto en el Grupo C y con remotas posibilidades de avanzar, las prioridades ya están decididas.

“Ahora mismo lo que es importante para nosotros es la postemporada, y con Saprissa, el martes (mañana), va a ser muy difícil jugar a todos los regulares , y luego, viajar al otro día para jugar el jueves. No tiene sentido. Habrá algunos cambios (en la alineación) el martes”, reveló ayer Clarke a Primera Hora.

No obstante, Clarke recalcó que no está tirando la toalla en la Concacaf. “No estoy considerando tirar nada. El martes vamos a poner un equipo en el campo que creamos que nos pueda dar un resultado positivo”, subrayó.

Al igual que el año pasado, el cuerpo técnico de los naranja, por terminar con mejor marca que los Rhinos, tuvo la decisión de dónde jugar el partido de ida. Clarke optó por definir la serie en Bayamón, a pesar de que eso signifique tomar un avión un día después de recibir al Saprissa.

“Quería tener el segundo juego aquí en casa, hemos sido muy buenos en casa y era importante terminar aquí. Obviamente, eso incluye tener un posible tiempo extra y penales en nuestro campo. Aunque tengamos que viajar tras el partido el martes, creo que vale la pena hacer el viaje para tener la vuelta aquí”, explicó el técnico norirlandés.

Comentarios

Comentarios