viernes, 7 de mayo de 2010
11:48 a.m.
Esteban Pagán Rivera / Primera Hora

El club River Plate-Puerto Rico fue multado por $10,000 y su director técnico Fabian Zermatten fue suspendido por cinco partidos, entre otros castigos, por el motín suscitado entre el onceno puertorriqueño y el club trinitense San Juan Jabloteh el pasado 18 de abril en Trinidad y Tobago.

El altercado en el campo del estadio Larry Gomes sucedió luego que River cayera, 1-0, ante el Jabloteh, lo que le costó al club boricua la eliminación de la Copa de la Unión de Fútbol del Caribe (CFU, por sus siglas en inglés), torneo clasificatorio a la Liga de Campeones de la Concacaf.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

Según publicó hoy, viernes, el diario Trinidad & Tobago Express, el organismo caribeño tomó su decisión luego de estudiar un reporte presentado por el árbitro jamaiquino Courtney Campbell y luego de volver a ver el video del partido.

Por su parte, el San Juan Jabloteh solamente fue multado por 5,000 dólares y su estadio será puesto en probatoria por seis meses. Su jugador Cyrano Glen fue suspendido por dos juegos y multado por 500 dólares. Mientras, River, aparte de la multa al club y la suspensión de Zermatten, también sufrirá la suspensión de sus jugadores Lucas Masilla (seis meses, multa de $2,000), José Rodríguez (tres partidos, $1,000), Raúl Ruiz (cinco partidos, $2,000), Maximiliano Vallejo (tres partidos, $500) y Jorge Alfredo González (dos partidos, $500).

Según la información publicada por el diario trinitense, la CFU hizo caso omiso al reclamo de River de un arbitraje irresponsable durante el partido, en el cual el club recibió tres tarjetas rojas y la expulsión de Zermatten. El presidente del River boricua, Steven Álvarez, había pedido a la CFU que se confiscara el partido a favor del River o, en segunda instancia, que se volviera a repetir el partido en suelo neutral y con árbitros neutrales. También Álvarez había hecho hincapié en el mal trato que recibió su equipo durante su estadía en Trinidad y Tobago, sede de la CFU, y la poca seguridad que hubo en el estadio durante el motín.

La respuesta de la CFU llegó dos días después que arrancara la fase final de la Copa de Clubes, que al momento se celebra también en Trinidad y Tobago. Los clubes puertorriqueños Islanders y Bayamón FC, junto a los trinitenses Joe Public y San Juan Jabloteh, luchan por tres espacios a la Liga de Campeones de la Concacaf.

Comentarios

Comentarios