Por Claudio Alvarez-Dunn

Para Inter News Service

Con un penal en el último minuto, el Sevilla FC le empató 1-1 a los Islanders por la Supercopa DIRECTV 2010 y les aguó el festejo a los campeones de la segunda división de la USSF.

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.

Con el pelotazo final de la noche y tras una gruesa desinteligencia entre el portero Cody Laurendi y Logans Emory, Christopher Megaloudi se coló entre ambos, robó el balón y cuando se disponía a rematar solo ante la portería fue tomado por la camiseta por Emory, lo que fue correctamente sancionado por el árbitro con penal y tarjeta amarilla a los 89 minutos de juego.

Mientras el referee daba indicaciones para evitar la invasión al área Megaloudis pateó el penal, Laurendi se adelantó y lo desvió y el travesaño devolvió el balón. Cuando los Islanders festejaban el árbitro Javier Santos hizo repetir la pena ya que no había pitado la orden para ejecutar la misma, en una correcta interpretación del reglamento. (Además el portero se adelantó en exceso).

Los Islanders presentaron un equipo híbrido entre titulares y suplentes que dominaron gran parte del partido organizado por la Puerto Rico Soccer League que se jugó en el estadio Juan Ramón Loubriel.

Los primeros minutos Sevilla esperó con un esquema 4-4-2 y los Islanders se florearon con un 4-3-3 volcados al ataque.

Shaka Bangurai no se pudo dar vuelta a los 15 minutos para poner el 1-0, tras una buena jugada de Jonathan Faña por la derecha. El jugador dominicano fue una verdadera pesadilla para la defensa del Sevilla que nunca supo como pararlo.

El equipo de Juncos abusó de los pelotazos desde larga distancia y de los pases profundos que no tenían destino fijo. Alexis Rivera fue lo más destacado de un primer tiempo que se fue muriendo con pocas emociones.

A los 45 un choque de cabezas hizo que Bagurai saliera en camilla sin consecuencias que lamentar.

El segundo tiempo el Sevilla salió más decidido, le robó el medio campo a los Islanders y comenzó a generar llegadas más profundas.

Faña, por su parte se cargó al equipo de Bayamón a los hombros, pero no encontró un socio que lo acompañe en el ataque, hasta que apareció Anthony Allison y juntos crearon descontrol en la zaga sevillista.

Fue precisamente Allison quien marcó el 1-0 para los Islanders. Luego que un tiro libre en la frontal del área rebotara en la barrera, se produjo un cabezazo que Allison tomó de rebote con otro golpe de cabeza y la coló junto al ángulo de la portería contraria.

Pudo aumentar la ventaja Islanders, pero Allison le sacó el aire al portero David Sierra, quien le achicó el ángulo de tiro en su salida, al igual que otro mano a mano que Sierra resolvió con autoridad frente al propio Allison. Los Islanders estaban más cerca del 2-0 que Sevilla del empate.

A los 80 entró Megaloudis por Gabriel Figueroa y unos minutos después el travesaño evitó que la valla del Sevilla vuelva a caer y Sierra voló al poste derecho para sacar una potente volea que llevaba destino de red.

Cuando todos esperaban la campana final y el técnico Colin Clarke hacía su famoso cambio del minuto 89, Megaloudis corrió un balón casi perdido y provocó el grueso error defensivo que le devolvió la vida al Sevilla con el último suspiro y un punto que sabe a gloria.

Comentarios

Comentarios