Tropa_Rosada.jpg
David Foley, Chris Nurse, Nick Addlery y Alexis Rivera muestran las camisas que lucirán en solidaridad con pacientes de cáncer. (Suministrada )
sábado, 18 de septiembre de 2010
Esteban Pagán Rivera / Primera Hora

En pleno tramo final de la temporada regular, los Islanders de Puerto Rico contarán esta noche con un poco más de motivación.

El conjunto isleño recibe a los Timbers de Portland en el estadio Juan Ramón Loubriel en un partido en el cual dejarán a un lado su tradicional naranja para vestir el color rosado, en una muestra de solidaridad con la Fundación Susan G. Komen y la batalla contra el cáncer del seno.
La idea fue propuesta por el mediocampista Christopher Nurse, quien sufrió de cerca el dolor de la enfermedad al perder en el 2004 a su madre, Patricia Valeree McGill Nurse, víctima del cáncer de mama.
“Cuando me lesioné ante el Galaxy (el 4 de agosto), me dijeron que me tardaría entre cuatro y ocho semanas para recuperarme. Sabía que iba a tener mucho tiempo disponible esperando por la recuperación, así que busqué una manera de utilizarlo. Quise trabajar para una fundación que llevo cerca del corazón, porque mi madre murió de cáncer en el seno”, explicó ayer Nurse en entrevista con Primera Hora.
Así las cosas, Nurse hizo el acercamiento a su equipo, y tanto la gerencia como sus compañeros en el campo aceptaron ayudar. Esta noche, aparte de vestir el color rosado, los Islanders rifarán 25 camisas rosadas al público en el Loubriel. El costo para entrar en la rifa es de 5.00 dólares, los cuales serán donados a la Fundación Susan G. Komen.
“Estoy en una etapa de mi vida que me va bien jugando profesionalmente con los Islanders, así que creo que es una buena manera de devolver a la comunidad y tratar de ser un ejemplo a seguir. Fue importante para mí personalmente”, dijo Nurse, natural de Inglaterra.
El mediocampista espera levantar 5,000 dólares para donar a la Fundación. A través de una recolecta en Internet, ya ha recaudado alrededor de $2,500.
En cuanto al partido de esta noche, Nurse espera que sus compañeros salgan a darlo todo en el campo. El encuentro, señalado para las 8:00 p.m., es el último en casa de la temporada regular de la Segunda División de Estados Unidos. Al momento, los Islanders ocupan la sexta posición con 36 puntos, mientras Portland ya está clasificado a la postemporada con 42 tantos.

“Espero que los jugadores entiendan lo precioso que es la vida… Hay que jugar todos los partidos como si fuera el último. Uno no sabe cuándo todo se puede acabar por una lesión o un accidente”, concluyó Nurse.

Comentarios

Comentarios

Anuncio
Haz click en la imagen para más información.