Anuncio
Caricatura del entonces presidente del COPUR, Héctor Cardona, en 1992 publicada en El Nuevo Día a razón de la Crisis del 1992 entre la FPF y el COPUR.

Este pasado sábado 5 de noviembre la mayoría de los delegados de la Asamblea General, a quienes se les reconoció el derecho al voto, de la Federación Puertorriqueña de Fútbol (FPF) tomaron la decisión de avalar los Estatutos Rivera, demostrando que el Sr. Iván Rivera Gutierrez tiene el respaldo sólido del órgano decisional supremo de la entidad.

A pesar de las advertencias que se le realizaron al público en general, prevalecieron los atropellos, las amenazas, entre otras acciones realizadas por la FPF. El presidente de la FPF logró convencer a 20 personas que representan solo el 20% de la matrícula completa de la FPF. Ahora, el, su Consejo, y los que votaron en la Asamblea son culpables, son responsables, de todo lo que ocurra, positivo o negativo, gracias a esa decisión.

Es cierto que fue un voto mayoritario dentro de una minoría seleccionada a mano por el presidente de la FPF. Igualmente la historia demuestra que los abusos de poder, la corrupción, el amiguismo y otras acciones similares logran conseguir el apoyo de la mayoría. La historia deportiva y política están llenos de ejemplos. Por ejemplo, Jack Warner logró mantener control de la CONCACAF por 20 años usando tácticas similares a las ya dichas. Igualmente, Adolfo Hitler llegó al poder via elecciones, de la misma manera llegó Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela, Evo Morales, Vladimir Putin, etc. Las administraciones que sobreponen los intereses privados al público, sean de derecha o de izquierda, necesitan la apariencia de democracia y lo mismo ocurre a nivel micro como lo es la FPF. No hay nada nuevo debajo del sol, y la guía a seguir para cualquier líder autoritario en el Siglo XXI está más que escrita.

Anuncio

 

No se sorprendan que en la fase 2 de las enmiendas, como adelantó el Sr. Rivera Gutierrez, se busque permitirle correr para la reelección en 2026. Esta limitación de solo 2 términos para los presidentes fue aprobada por la FIFA posterior al escándalo de «FIFA Gate», debido a que entendían que presidentes que se perpetúan en el poder son más abiertos a la corrupción y a ser sobornados.

La Asamblea General Extraordinaria del sábado puede ser impugnada por cualquiera de los delegados que allí se dieron cita pero dicha acción sería en vano. Si, le daría una nueva derrota a Rivera Gutierrez, pero debido a la estructura del bloque de votos que diseño el expresidente de la FPF, Eric Labrador, la cual Rivera Gutierrez ha moldado a su beneficio, la acción sería en vano y sería atrasar lo inevitable porque serían los mismos delegados que votaron a favor los que tendrían que volver a votar.

Ahora bien, esta tarde a las 5:00 PM las fuentes de FBNET en el Comité Olímpico (COPUR) nos han informado que el Comité Ejecutivo del COPUR se estará reuniendo para recibir el documento de los nuevos estatutos de la FPF oficiales firmado por el Sr. Rivera Gutierrez.

Solo espero que al COPUR se le entregue el documento aprobado por la Asamblea General Extraordinaria, con las enmiendas que presentó el presidente Rivera Gutierrez en su alocución, y que cuya moción fue presentada por el Sr. Albert Díaz, delegado del Puerto Rico Sol y secundada por la jugadora Laura Suárez, y no un documento alterno que incluya al Tribunal de Arbitraje y Apelaciones Deportivo (TAAD) del COPUR puesto que las enmiendas no entraron a reconocer el TAAD. No sería descabellado pensar que para evitar una expulsión Rivera Gutierrez intente inducir a error al Comité Ejecutivo del COPUR.

A pesar de que el lenguaje de los nuevos estatutos menciona que la FPF está afiliada al COPUR, el lenguaje deja claro que no están reconociendo al TAAD. Dicha acción se le advirtió a Rivera Gutierrez el pasado martes de que no estaba conforme con la Constitución del COPUR que el aprobó en el 2019.

¿Que pasará si el COPUR toma la decisión de expulsar a la FPF?

Si nos dejamos llevar por situaciones similares que han ocurrido recientemente con otras federaciones y las decisiones que ha tomado el COPUR, podemos esperar que lo más inmediato que ocurirrá es que todos los fondos que la FPF pudiese recibir de parte del COPUR serán congelados. Claro está, en el caso de la FPF los fondos son principalmente de la FIFA y desde hace varios años la FPF no recibe apoyo financiero del COPUR. Pero, esto significaría que la FPF no pudiera recibir fondos públicos a través del COPUR en futuras ocasiones.

En el 2017, el Secretario General del COPUR, Carlos Beltrán, dijo lo siguiente en relación de la Federación de Ciclismo de Puerto Rico y su expulsión:

«Tal situación es intolerable. Por ello, disponemos y ordenamos la paralización de todo pago o desembolso de fondos provenientes del Copur, ya sean fondos privados o públicos, a la Federación de Ciclismo de Puerto Rico hasta tanto este Comité Ejecutivo disponga de otra cosa», agregó. «Igualmente, se censura al Sr. Waldo Ortiz Ramírez por su reiterado incumplimiento con los requerimientos que se le han hecho a los fines de poder atender de una manera satisfactoria los problemas que aquejan a esa Federación», dijo Beltrán en declaraciones publicadas por El Vocero.

La expulsión de la Federación de Ciclismo de Puerto Rico en el 2017 fue, según el Vocero, por querer «el organismo federativo correr el proceso de manera independiente sin someterse a la Constitución y Reglamento del Copur y llevar a cabo su proceso eleccionario bajo las instrucciones de la Confederación Panamericana de Ciclismo y Unión Ciclista Internacional».

Al momento de esta publicación, no hemos tenido respuesta del Departamento de Recreación y Deportes de cómo una expulsión de la FPF afecta la acreditación y el poder recibir fondos públicos. Por ejemplo, la FPF recibió fondos públicos este año para la celebración del «CONCACAF Caribbean Shield».

En el 2013 cuando la Federación Puertorriqueña de Natación fue expulsada del COPUR, la presidenta del COPUR dijo lo siguiente en una conferencia de prensa, y sus expresiones fueron publicadas por Primera Hora:

“Me preocupa por demás la situación de los atletas, pues son cuatro disciplinas y son muchos atletas; no estamos hablando de una federación pequeña. Ahora les toca a ellos entender que perdieron la afiliación al COPUR y que tienen todavía oportunidad de recuperar el tiempo perdido, pero está en sus manos, no las mías”, añadió la presidenta del COPUR.

En el caso del fútbol, estamos hablando de que todas las competiciones que tengan aval del Comité Olímpico Internacional, entiéndase todas las eliminatorias olímpicas que en estos momentos se disputan con las Selecciones Sub20, no pudieran participar. Además, esto significaría la pérdida de la participación de la Selección Nacional femenina en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en El Salvador 2023.

Otro de los asuntos que estaría ocurriendo es que todos los atletas, árbitros, técnicos, etc. quedarían desafiliados del COPUR. Esto causaría que ninguno pudiera tener acceso a las Licencias Deportivas que según la Ley Num. 49 del 27 de junio de 1987 dice: «Se establece una licencia deportiva especial para todo empleado público o de la empresa privada que esté debidamente certificado por el Comité Olímpico de Puerto Rico como deportista para representar a Puerto Rico en Juegos Olímpicos, Juegos Panamericanos, Centroamericanos o en campeonatos regionales o mundiales».

Por ejemplo, esto significará que los árbitros internacionales ya no podrán pedir licencia deportiva para poder faltar a sus trabajos e ir a arbitrar fuera de Puerto Rico. También, miembros del Consejo de la FPF no podrán faltar a sus trabajos para participar de competencias de la FIFA.

En cuanto al Albergue Olímpico, la FPF perderá muchos de los privilegios que tiene en cuanto al uso de sus facilidades por ser miembro del COPUR. Por ejemplo, el uso de las facildiades médicas, entre otros.

Esta no es la primera vez que a la FPF se le expulsaría del COPUR. El miércoles 29 de abril de 1992 el COPUR expulsó a la FPF por violentar el reglamento del organismo en relación a los nacionalizados. Asunto que tomó un acuerdo entre el entonces presidente del Comité Olímpico Internacional, Juan Antonio Samaranch, y el presidente de la FIFA, Joao Havelange para que fuese resuelto la controversia y la FPF regresase a ser miembro del COPUR en febrero de 1993.

De hecho, en aquel momento el Dr. Monroig advirtió que mientras la FPF no fuera miembro del COPUR, la competencia de fútbol en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Ponce 1993 no se pudieran dar.

Así lo dijo Monroig al periódico El Nuevo Día, que publicó sus expresiones el lunes 18 de mayo de 1992: «Si no regresamos al COPUR, no habrá fútbol en los Juegos de Ponce. Y si el COPUR crea una federación separada habrá problemas a nivel mundial», sentenció Roberto Monroig, presidente de la FPF.

Veremos a ver que ocurre, pues ya la decisión fue tomada por parte de la FPF, ahora todo está en manos del COPUR. Y de lo que sabemos, Iván Rivera Gutierrez no es la persona más querida en ese organismo.

Estoy seguro que la FPF intentará de convencer a los afiliados a su organismo que la culpa es de la Dr. Sara Rosario, pero es importante dejar claro que los responsables son el presidente, los miembros del Consejo de la FPF y los que votaron a favor de aprobar estos estatutos el sábado pasado.

 

Comentarios

Comentarios

Haz click en la imagen y únete a la comunidad hoy.

1 COMENTARIO

  1. […] Ya existe un precedente en el cual el Copur desafilió a la FPF. En el año 1992, se acusó a esa federación de violar disposiciones reglamentarias relacionadas a los jugadores nacionalizados. Aunque el organismo rector del fútbol puertorriqueño fue admitido nuevamente en el Copur 10 meses después de su expulsión, la controversia puso en peligro la celebración de los partidos de fútbol en los Juegos Centroamericanos y del Caribe celebrados en Ponce en el año 1993, según reseñó el medio Fútbol Boricua. […]

Los comentarios están cerrados.