Anuncio
¡Haz click para más información!
Foto: Archivo

Miércoles 31 de enero de 2018

Usualmente, querido lector, cuando escribo una de estas columnas ya esperan que todo lo que esté escrito aquí  sea una crítica contra la Federación. Esta vez no. Esta vez mi intento es la exhortación a la Federación (FPF) como a la Puerto Rico Soccer League (PRSL).

Desde el 2011, o sea ya 7 años atrás, no ha habido fútbol profesional local en Puerto Rico. Y si, no incluyo al Puerto Rico FC en este análisis porque aunque juega en Puerto Rico, y es una franquicia profesional, pertenece al sistema nacional de la Federación Estadounidense.

Anuncio
¿Quieres lograr obtener una beca deportiva o jugar en el exterior en algún club? ¡Solicita nuestro servicio de video perfiles hoy! Visita nuestro shop y escoge entre nuestras opciones. Haz click en la silueta.

El proyecto de la PRSL bajo la visión de su actual presidente, Joey Serralta, es uno “novedoso” para nuestro fútbol. Einstein decía que la locura se puede definir como el hacer las cosas una y otra vez de la misma manera esperando resultados diferentes. Desde los 1990’s el fútbol puertorriqueño ha estado intentando de correr el fútbol elite de la misma manera, y solo ha visto una lucha entre diversos intereses. Eso ha causado que desde la década de los 1990’s siempre hayan existido 2 ligas superiores en Puerto Rico, una corrida por la federación y otra autonoma privada, dentro o fuera de la FPF.

Estamos en un año electoral donde cada cual está halando a favor de sus intereses. Pero si queremos que esos intereses continúen siendo piedras de tropiezo para el crecimiento del fútbol de Puerto Rico pues no se pongan de acuerdo y continuemos en las guerras y la locura de siempre. Mientras, nuestros atletas seguirán viendo las puertas de su desarollo cerradas porque “Puerto Rico no existe en el fútbol”.

Se necesita un plan de 10 años, se necesita un modelo donde inversionistas externos se sientan confiados en que dicha inversión no se va a perder, se necesita estabilidad y armonía. Se necesita una liga que pueda repartir equitativamente las ganancias entre sus propios miembros. Se necesita confianza en que los proyectos no vayan a depender de una sola persona, sino que tengan continuidad.

Nada de esto se ha logrado hasta el momento, ni bajo los torneos federativos, ni bajo las pasadas administraciones de la PRSL y otras ligas autónomas. Lo que si se puede señalar es que la ligas autónomas han tenido mejores éxitos que aquellas que han sido manejadas por la FPF, y eso son hechos históricos.

Los estándares para una primera división deben ser rigurosos para asegurar estabilidad y continuidad. Si no hay inversionistas en Puerto Rico que estén dispuestos a cumplir con esos estándares, pues se deben buscar de afuera.

No se puede seguir con la actitud de que no se puede ahora, de que es imposible. Pues, nunca es el momento perfecto, siempre habrán peros.

La FPF, por supuesto, tiene que ser parte del proceso como un árbitro, como una entidad facilitadora y no una que administre o que se interponga a todo. La PRSL debe sentarse a escuchar a la FPF de buena fe, y en conjunto llegar a un acuerdo. Si no se llega a un acuerdo, seguiremos perpetuando las guerras de fútbol que tanto daño le han hecho al fútbol de Puerto Rico. Guerras, que por cierto, son la base de la falta de confianza de patrocinadores en nuestro deporte. La falta de confianza de padres que poco a poco van retirando sus hijos del fútbol…

Por el bien del fútbol, se debe llegar a un acuerdo.

Comentarios

Comentarios

¡Conviértete en un miembro de FBNET y apoya con solo $15.00 anuales las operaciones de este portal! Ayuda a mantener este portal libre y trayéndote las noticias que tu quieres leer.