image

30 de marzo de 2016
Florencia García Melazzo |FBNET

San Juan, Puerto Rico- La selección boricua no pudo anoche con Guyana y se perdió la posibilidad de consagrarse como líder del grupo 5 de la Copa del Caribe. Al onceno puertorriqueño le faltó definición (y algo de suerte) y al conjunto visitante le bastó marcar la mínima diferencia para llevarse el triunfo del Estadio Ramón Loubriel.

Después de haber goleado a Anguila y asegurarse el pase a la segunda fase del torneo, los de Stefanosky se toparon con un rival más reñido e intenso, ofreciendo un partido bastante parejo. Así, durante los primeros 45 minutos, el equipo guyanés se acercaba con rapidez al área chica, pero el peligro era contrarrestado por una defensa local bien parada que contó con el debut estelar de Jason Hernández. Tras el “tira y afloje”, los jugadores se fueron al descanso sin penas ni glorias.

Volvió a sonar el silbato y a rodar la pelota, que durante la segunda mitad se mantuvo mayormente a los pies de Puerto Rico. En respuesta, la defensa visitante se volvió fuerte, aunque quizá “agresiva” sea un adjetivo más fiel, considerando las numerosas patadas que tiraron al suelo a más de un jugador boricua.

Los disparos al arco por parte de la selección local no lograban concretarse y, gracias a un tiro afortunado de Solomon Austin, los de Guyana consiguieron agarrarse a la ventaja al minuto 64, poniendo el marcador 1 a 0.

Tras el revés, Puerto Rico salió a buscar el empate con más intensidad que nunca. Por la cantidad de veces que llegaron a la portería contraria, hubieran podido (y merecido) incluso dar vuelta el resultado, de no ser por los centímetros de error a la hora de definir. Pero la pelota nunca entró y el tablero se mantuvo igual hasta el final.

Así, después de 91 minutos de lucha persistente en ambos lados de la cancha y con un arbitraje cuestionable, el encuentro culminó a favor de Guyana y Puerto Rico se llevó solo el mérito. 

La tribuna boricua, a pesar de que cubría apenas una mínima parte del estadio, dio gritos y cantos de aliento hasta lo último. Los jugadores se acercaron a saludar a su gente como gesto de agradecimiento y, a pesar de haber caído, van para la segunda fase con la frente en alto, buscando reivindicarse.

Comentarios

Comentarios

¡Haz click aquí para más información sobre como MMM puede ayudarte a ti o un miembro de tu familia!