Puerto Rico y Jacksonville quedaron empatados a 0 en el Loubriel. Suministrada NASL

Lunes 13 de noviembre de 2017

Anoche el San Francisco Deltas derrotó 2-0 al New York Cosmos en lo que pudiera ser el último campeonato de la Liga Norteamericana de Fútbol (NASL por sus siglas en inglés) en la historia. Hace 2 semanas la NASL perdió un pleito en el tribunal federal de distrito de Manhattan donde solicitaba un “injuction de emergencia” ante la decisión de la Federación Estadounidense de Fútbol (USSF por sus siglas en inglés) de no sancionar su torneo como división 2 para el año 2018.

Con equipos como el Indy Eleven, el North Carolina FC y otros anunciando planes con aspiraciones de entrar a la Major League Soccer (MLS), primera división de la USSF, el futuro de la NASL ciertamente está puesto en duda. Muchos de los equipos no estarán dispuestos a jugar en 3era división. Otros tal vez.

El Puerto Rico FC confrontó problemas que solo fueron agravados esta temporada tras el paso de los huracanes Irma y María. Debido a esto, es posible que no se pueda realmente hacer una evaluación correcta en cuanto a su desempeño deportivo, aunque tomando en cuenta las movidas recientes de la gerencia de no renovarle contratos a casi un 75% de la plantilla pudieramos tomarlo como una aceptación del bajo nivel y desempeño que tuvieron los jugadores.

La posible desaparición, por segunda vez en la historia, de la NASL agrava la crisis por la cual está atravesando el club puertorriqueño. La nueva Tropa Naranja promedió previo a los huracanes unos 3,597 en asistencia en el Juan Ramón Loubriel, 5to en la NASL, lo que significa una leve mejoría en el promedio de asistencia en relación al 2016 (recordando que en el 2016 solo se disputó el torneo de otoño) que fue de 3,567, 7mo en la liga. Estos números representan solo un 28% de la capacidad total del estadio (12,500).

Con un Juan Ramón Loubriel fuera de servicio hasta nuevo aviso, debido a los daños estructurales sufridos tras el paso del Huracán María, es dificil pensar que el Puerto Rico FC pudiera comenzar una temporada, en la liga que sea, este próximo mes de marzo de 2018.

¿Ahora que? ¿Sobrevivirá el Puerto Rico FC o pasarán a ser solo un capítulo de un libro de historia de fútbol puertorriqueño en el futuro?

El Puerto Rico FC tiene todavía algunas avenidas para continuar su existencia.

La primera y la más inmediata debe ser la pregunta ¿donde jugar? Puerto Rico FC tiene la dicha de que, al representar a Puerto Rico y no a un municipio, puede optar por disputar partidos en cualquier lugar de Puerto Rico. Aunque una mudanza temporera del Juan Ramón Loubriel pudiera afectarle en la base actual de su fanaticada, la mudanza pudiera ser beneficiosa pues crearía más fanáticos.

Con una capacidad para 12,000 espectadores, el Estadio Centroamericano de Mayaguez ya está en servicio pues fueron mínimos los daños recibidos por María. Una temporada en el area oeste le vendría bien al joven equipo. Mayaguez tiene el beneficio de ser una ciudad cuyo eje son las universidades, y mercadeando con precios especiales a los estudiantes generaría un atractivo para el equipo. Quien sabe y logren subir el promedio de asistencia.

Eso sí. El Puerto Rico FC tiene que dejar de afrentar el mercado boricua como si estuvieramos en alguno de los 48 estados contiguos de la nación. La realidad socio-económica en Puerto Rico, y la infidelidad de la fanaticada cuando se afrentan tiempos de resultados negativos, son factores que la administración de Thomas Payne no ha logrado captar. Si quieren más fanáticos tendrán que estudiar bien su mercado. Eso o aprender a vivir sin contar con el ingreso de las taquillas. Hasta el momento, ni lo uno ni lo otro han logrado poder hacer con éxito.

En cuanto a donde va a jugar el Puerto Rico FC es otro cantar. El Puerto Rico FC pudiera optar por ir a jugar en la United Soccer Leagues (USL) que desde el 2018 en adelante será la única liga de división 2 en el país. No obstante, la gerencia del Puerto Rico FC no favorece esta idea pues no están agustos con el modelo de negocios de la liga. Lo que deja poca area para maniobrar al PRFC. Parece ser que por el momento, a menos que algo ocurra, el PRFC estaría viendose relegado a jugar en una liga de tercera división, sea esta la NASL u otra liga que surja.

Claro está, una relegación a 3era división también significa un menor presupuesto y volvemos al problema fiscal de las entradas.

Veremos a ver lo que ocurre, pero a Puerto Rico no le conviene que el Puerto Rico FC deje de existir.

 

Comentarios

Comentarios

¡Haz click aquí para más información sobre como MMM puede ayudarte a ti o un miembro de tu familia!