Suministrada

Ya debidamente completada la misión de conseguir el boleto clasificatorio, ahora el Equipo Nacional de Puerto Rico tendrá de frente un último reto de extrema complicación en su aspiración de llegar a la Copa Mundial Uruguay 2018, categoría Sub 17 Femenina, de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA).

Puerto Rico, bajo la dirección técnica de Shek Borkowski, venció el miércoles 4-0 a Cuba en la fase preliminar de la ronda final de la eliminatoria del Caribe con un triunfo dominical en penales (1-1, 7-6) sobre Jamaica en el Estadio Sylvio Cator de Puerto Príncipe, capital de Haití, para quedarse con la tercera y última plaza disponible al Premundial Nicaragua 2018 de la Confederación de Norte, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (CONCACAF), a jugarse en marzo próximo.

En el Premundial también se repartirán tres espacios para ir a Uruguay. Junto al anfitrión Nicaragua y Puerto Rico, ya están clasificados Estados Unidos, México, Canadá, Haití y Bermuda. Solo queda en juego una plaza de Centroamérica, que se disputarán desde este martes Honduras, Costa Rica, El Salvador y Panamá, sede de la competencia.

“Sabemos que vamos a enfrentar un gran reto, de un nivel bien alto, y por eso vamos a utilizar todos los recursos que tengamos disponibles para darle la mejor preparación que podamos a nuestras muchachas, que ya demostraron en Haití un potencial enorme y, sobretodo, un gran compromiso por poner en alto el nombre de nuestro país”, dijo el presidente de la Federación Puertorriqueña de Fútbol (FPF), Eric Labrador Rosa, luego de recibir el lunes a la Selección Nacional en el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín de Isla Verde.

Es, sin dudas, un momento brillante y de júbilo para la historia del fútbol nacional femenino, pero también para entender la realidad. El onceno boricua, que ganó invicto de manera abultada de local su grupo de primera ronda en Bayamón en agosto pasado, tiene ahora de frente un reto de extrema complicación. En Haití, según Borkowski, quedó demostrada la inferioridad física de sus jugadoras ante el resto de los equipos participantes en la eliminatoria, que tienen sólidas ligas femeninas en sus respectivos países.

“Físicamente éramos por mucho el equipo más débil en Haití. Así que los próximos cuatro meses vamos a trabajar en mejorar nuestra condición física general, fortaleza, agilidad y velocidad. También éramos el equipo más débil de la competencia en el juego aéreo. Esa es otra área que tenemos que mejorar”, reconoció Borkowski.

“Vamos a tratar de jugar amistosos internacionales para adquirir experiencia. Y vamos a ser realistas en nuestras expectativas para Nicaragua. Iremos a aprender y a ganar experiencia. Aún estamos a un ciclo de diferencia de ser competitivos contra lo mejor de CONCACAF. Los tres goles que le permitimos a Haití, y el que nos anotó Jamaica, vinieron del mediocampo. Por eso tenemos que tener una gran mejoría en el centro de la defensa y el mediocampo”, agregó.

En Haití, el seleccionado boricua fue integrado por un grupo de 19 jugadoras, incluyendo como porteras a Cristina Roque (Florida Kraze) y JLo Varada (PRHPSA); y las defensas Liliana Graves (Weston FC), Mikaela Jennings (NY XFC), Belerica Oquendo (Dallas Kicks), Daniela Pérez (Fraigcomar), Pamela Pérez (Leal Arecibo), Bianca Rosado (GPS-Guaynabo) y Juliette Wolpert (PRHPSA).

Como mediocampistas aparecen María Luisa Colón (PRHPSA), Chloe Laureano (Sunrise Sting), Soleil Maldonado (Caribbean Stars), Leilany Rivera (Gladiadoras Dorado) y Mariana Varela (GPS-Guaynabo); y las delanteras Isabel Cacho (Fraigcomar), Gabrielle Cimino (Coral Gables), Yarielys Maldonado (Gladiadoras de Dorado), Thalía Pérez (Taurinos de Cayey) e Isabelle Rivera (Mirabelli FC).

Comentarios

Comentarios

¡Haz click aquí para más información sobre como MMM puede ayudarte a ti o un miembro de tu familia!